+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Come y calla

 

PEDRO TRAPIELLO
14/09/2017

Mueve mucha millonada el negocio que hacen con la necesidad más básica del hombre, el comer, negocio que debería estar prohibido si fuéramos medio escrupulosos con la ética elemental o, al menos, férreamente controlado si fuésemos medio honrados. Fabuloso negocio alimentario. Sin embargo, medio mundo apenas logra comida; otros ni la huelen y sólo les llueve cada seis meses un saco de arroz que lanza un bendito avión hipócrita con ayuda internacional a moribundos. Son demasiados los que tienen necesidad perentoria de comida. Que se jodan. Aquí la necesidad es tirarla cada poco a la basura porque se nos pasa de fecha en el frigo o se pasó la gana y el capricho.

Tamos fartucus, resume Manín.

Mejor, eso trae más negocio: nuevos alimentos, nuevos preparados, batidos, fantasías frutales, nuevos vegetales milagrosos, nuevas dietas adelgazantes (y sobre todo, veloces), nuevas clínicas de belleza bella, bellos gimnasios, vello fuera, pecho bronce, teta lata... mucho fisio, eco o bio... y comiditas exóticas, blanditas, picadito todo, puntito chic... o con hormiguitas si vas donde el pichi cheroqui Dabid Muñoz-Pedroche; su última genialidad es un plato ¡con hormigas!... nada nuevo, vaya, en Méjico te las ponen los restaurantes selectos y las pagas a cojón de mico; sí, pero el cheroqui te las pone ¡vivas!, ¿quizá para que hagan carrerillas cosquilleras por la boca añadiendo inéditas sensaciones a las ya infinitas que dicen sugieren sus exquisitas extravagancias?, exquisitas y caras... pero si en la tele sale después un nene negrito de ojazos conmovedores y bracitos descarnados, aflojas el óbolo que ahí solicita Médicos sin fronteras y se te pasa en el acto la penita o la culpa.

En fin, venía todo esto a cuento de una averiguación científica: mientras aquí nos volvemos brisca con tantísima comida y novedad y religiosismos vegetarianos y cuentos probióticos, comer como hace miles de años parece más saludable; lo demuestra una tribu cazadora-recolectora de África.

Sembraré la noticia en la tertulia y brotará lío, también ahí tenemos bando de la acelga y bando del pernil.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla