+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

DelataATuCerdo

 

PEDRO TRAPIELLO
14/01/2018

Valientes y escupiendo silencios de años que ahorcaban su íntima dignidad, mucha mujer remonta episodios ocultos en el fondo inaccesible del altillo del armario empotrado en su muralla y, sin detenerla la desnudez pública que pueda acarrearla, lo relata, denuncia o publica... y el eco le dijo «no estás sola»... «MeToo» es el nombre de la rebelión de las verdades tapadas y abusos silenciados, «YoTambién».

Yo... y todas, dijo Sindi, ¿qué mujer no sufre alguna vez -o a menudo- una agresión a su dignidad, una humillación sexual, una mano sobona o un piropo baboso?... todas... añadiéndose en tantos casos la vejación, el maltrato, la coacción, el forzamiento, la violación... y para ello no hay que irse a un callejón oscuro, ¿cuántas veces no está el abusador entre parientes o el agresor en la propia alcoba?...

Las francesas, muy suyas, ensanchan el «MeToo» con lema propio y han instaurado el «BalanceTonPorc», «DelataATuCerdo». Me gusta, dijo Peláez, el cerdo es emblema de la Europa bárbara o cristiana que prosperó con latines temibles y matanzas de cochino, bicho-totem que resume todo lo guarro y lo sublime al ir de la pocilga al jamoncito y del lodo al santo varal.

Además, cerdo es como adjetivo un cántaro de sinónimos atroces cuando te lo llaman: marrano, sucio, maloliente, indecente, impúdico, deshonesto, verde, obsceno, malqueda... y despreciable... como insulto va sobrado, esas francesas no tacañean munición, ni aquí al traducirlo por un «DelataATuCerdo» que atufa e invita a vicio policial, chivatos, traiciones y cárceles. Por eso Sindi teme también que se desaten manías y puritanismos como asegura el polémico manifiesto que suscribe la Deneuve y 100 mujeres (alguna razón les cabe, dice, ¿no son también femeninas esas voces?, ¿está la verdad sólo en un lado?, ¿es que vamos de uniforme moral para todas... y todos?).

Pero logró Peláez arrancarle una sonrisa al resumirle el asunto: «Es lógico que maldigáis vuestra suerte; el colmo y mayor desgracia de la mujer es que, por un ridículo chorizo, tenga que cargar con el cerdo entero».

Buscar tiempo en otra localidad