+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

A desinmatricular

 

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
13/09/2018

Mientras los querubines lloraban tras las columnas del Cielo por las vergüenzas terrenales de los ministros del Señor babosos, los serafines sentían vergüenza al ver a los ecónomos de cada diócesis con las manos en las masas terrícolas volviéndose locos con papelotes y legajos para sostener y andamiar tantas propiedades eclesiásticas asaltadas ayer y hoy por la duda o la sospecha, bienes públicos o de propios que pudieron inmatricularse a su favor desde que en 1946 firmó Franco una ley hipotecaria que autorizaba a los obispos a inscribir cualquier bien, excepto los templos destinados al culto... los templos, no... pero vino Aznar en 1998 resucitando la bendita inmatriculación e «hizo lo que Franco no se atrevió»: los templos, también. ¿A saco? La Iglesia registró muchos entre los 40.000 bienes inmatriculados que admite la Conferencia Episcopal y se cree que serán más cuando el gobierno haga pública al fin la lista de bienes registrados en estas dos décadas (para algunos es una pena que no se revisen también los inscritos antes de 1998). Así la cosa, ¿por qué iba a privarse el obispado de Córdoba de poner a su nombre la Mezquita?... ¡mía!... y ahora, vengan pleitos y venga faena gorda para abogados y asesorías, algo malo para la atorada Justicia, pero bueno para la economía de picapleitos y registradores, que así podrán consumir más y ayudar al tendero de la esquina, al joyero de allá o a la agencia de viajes. Se avecina un buen montón de revisiones, reclamaciones, contenciosos... y alguna propiedad podría volver a su estado original... así, el cementerio resultará que era de la junta vecinal y no de la parroquia, que la ermita de san Roque era de la cofradía penitencial lugareña, no del obispado... y que del pueblo salió y al pueblo volverá el frontón pegado al culo de la casa parroquial.

La Conferencia Episcopal dijo el lunes estar tranquila: todos sus bienes se ajustaron a ley. Y también hablaron de sufrir una «desamortización encubierta». Tate, dijo Peláez, eso delata intranquilidad culposa; desde Mendizábal, nada pone más nervioso a un clérigo que el verbo desamortizar.

   
1 Comentario
01

Por J.R. 13:38 - 13.09.2018

Desde hace Dosmil años la Iglesia, solo se dedica al ROBO Y AL PILLAJE. Ahora si quieres ver el PORTICO DE LA GLORIA, TENDRAS QUE PAGAR. Diganme si esto no es un ROBO, Y ADEMAS PAGAMOS CON NUESTROS IMPUESTOS, TODAS LAS REPARACIONES DE LOS TEMPLOS, EL CLERO A VIVIR DEL P. CUENTO. ¡¡¡ASÍ NOS VA !!!