+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA 'CONTRA' DEL DIARIO

La despensa más bella de Europa

El arquitecto húngaro Samu Pecz diseñó el mercado Szabadság siguiendo el estilo historicista de la época.

 

El gran mercado de la capital de Hungría se construyó en el siglo XIX. MARCELO NAGY -

03/01/2017

marcelo nagy | budapest

Cuando a finales del siglo XIX en Europa se experimentó una «fiebre de construcción de mercados», el Nagycsarnok (Gran Mercado) de Budapest era uno de muchos, pero hoy el conocido como «la despensa» de la ciudad está entre los mejores de Europa y es un verdadero punto de peregrinaje para los turistas. Situado en el centro de la ciudad, junto a uno de los puentes más bellos de la capital, el Szabadság (Libertad), el Mercado Central o Gran Salón del Mercado de Budapest fue diseñado por el arquitecto húngaro Samu Pecz en el ecléctico estilo «historicista» de la época.

Fue inaugurado en 1897 en medio de la urbe, que vivía entonces un auge de crecimiento y construcción, en una época en la que aparecieron otros importantes edificios, como el majestuoso Parlamento o el emblemático Bastión de los Pescadores, en el Castillo Real. Y entre ellos destaca el de Nagycsarnok que, con su colorido techo, decorado con baldosas de pirogranito de la famosa fábrica húngara de cerámica Zsolnay, forma parte del circuito «obligatorio» de los visitantes de la ciudad. Hasta los más altos dignatarios que han viajado al país lo han admirado paseando entre los puestos, como el emperador austro-húngaro Francisco José I (poco después de la inauguración), y también la princesa Diana de Gales en la década de 1990. Desde la típica páprika húngara hasta un entrecot curado de Uruguay, pasando por el jamón ibérico, todo se consigue hoy en «la despensa de Budapest», que, con una superficie útil de 22.000 cuadrados repartidos en tres pisos sobre una base de 11.000 metros cuadrados, es el cuarto lugar más visitado por los turistas. «¡Bellísimo!», exclaman unos italianos al ser preguntados acerca de su impresión y afirman que pasaron más de una hora entre los puestos. «En verano el número de visitantes llega hasta los 25.000 diarios, de los cuales un 65 por ciento es turista, mientras que en invierno es de 10.000.