+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Al diván

 

GARCÍA TRAPIELLO
03/06/2018

Que tumben a España en el diván y llamen al psicoanalista; el país está en shock... ¿y sus políticos?... de los nervios, de subidón gachi, de bajón o de atar: los cabos están sueltos, los sargentos furiosos, los capitanes urdiendo y los coroneles en la reserva jugando a la garrafina prestos a montar un golpe interno si les ahorcan el pito doble. Y desde anteayer, en los cuarteles de populares, socialistas, podemitas y nacionalistas toca diana la intriga, que es la turuta oficial en toques a generala... y hay unanimidad en el rancho: todos cuecen habas en grandes calderos al estar haciendo lo que un día juraron no hacer jamás, a saber: ¿Iglesias alentando a Sánchez, su traidor y más directo rival cuyos votantes son es su primer objetivo de asalto y botín?, ¿don Tardá conviniendo con los primos hermanos del 155?, ¿Aitor el del tractor jugando en todas las mesas del bacarrá nacional tras comulgar otegis de molino?, ¿independentistas firmando negocio con constitucionalistas?... tanto timonel en la barcaza nacional incautada parlamentariamente a los incompetentes de la brújula tiesa pronostica alguna bronca cuando se fijen rumbos... aunque se aplazarán un tiempo corto para no peder la compostura y la bonita voluntad que se puso sobre la mesa de estos acuerdos (firmes hoy, impensables ayer y maldecidos mañana por la mañana).

Pero al menos se hablará. Tiempo de las palabras. ¿Cuántas serán de honor realmente (o republicanamente)? En cualquier caso, bienvenida la política articulada. Adiós, rodillos, adiós. Y eso quiere decir: a tragar, a ceder, a respetar, a no joderse más de lo legal... así es la política; y lo demás, chulería y avasallar, amenaza que atenaza.

¿Y qué crédito ha de darse a los líderes y partidos que se conjuraron para que miles de cargos políticos desalojen mañana mismo sus despachos a toda prisa mascullando maldiciones y fatales augurios para «su» nación?... bueno, quizá algo más del que les promete Rivera, que jura no respetar ni el primer día de los cien de confianza que se dan a todo gobierno nuevo. Se ha pedido el papel de gallo... y despertador. Nos dará la torra. Y el Torra, la suya.