+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El baile del ahorcado

Endosar Torneros

 

Cristina Fanjul
09/11/2018

Torneros es como el maná de la provincia, un alimento celestial que los políticos muestran de vez en cuando para espolear los ánimos electorales de los leoneses. Como este Gobierno lleva en modo preelectoral desde la moción de censura, el miércoles el ministro Ábalos dejó caer que hasta que la Junta no quiera, de lo de Torneros, nada. Espero que ahora que Tino Rodríguez ha dejado atrás su ‘calvario’ como procurador y regresa al lugar en el que comenzó su carrera política, las cosas avancen y la plataforma logística se convierta en una realidad, aunque ya tuvimos ocho años en los que José Blanco pudo hacer y pasó. Aquí, las culpas se reparten a pares y en esa dualidad no podemos olvidar la estelar actuación de Silván y la más cercana de Suárez Quiñones, que menta la viabilidad como a la Santísima Trinidad.

Lo malo de cumplir años es que ya casi nadie te engaña. Ya sabes de qué van la mayoría de los juegos y cómo barajar las cartas para despistar alguna bajo la manga.

Hay palabras que tienen muchos más significados que los que le da el diccionario. Son fruto del uso que el hablante les ha ido aportando a lo largo de la historia, adquiriendo con ello una polisemia que en numerosas ocasiones es emocional. Hay muchos ejemplos con los que se puede explicar la evolución de una palabra hacia un sentimiento. Madre es un ejemplo de hasta qué punto un acto biológico se ha convertido en una realidad sentimental.

El presidente Herrera no utilizó el miércoles cualquier palabra —en este caso cualquier verbo— para explicar quién tiene que responsabilizarse de impulsar la plataforma logística. Se le escapó ‘endosar’, una palabra con la que demostró el hastío que le provoca hablar de la proyección de la provincia. Siento hacer un juicio de intenciones, pero el presidente soltó un desliz freudiano que no habría tenido lugar si el proyecto en cuestión hubiera estado en Valladolid o en Burgos. Es cierto que soy una provinciana y una llorona, pero también lo es que las palabras siempre nos delatan.

   
1 Comentario
01

Por floro 19:56 - 09.11.2018

Yo no he conocido otro gobierno regional que no sea el PP. Ahora bien, leamos a Julio Llamazares. El centro, cualquier centro, rema para sí y gobierna para ello. El padre de Ulibarri, Baldomero, ya me advirtió del desencaje. Y cuando él y yo intentabamos, desde el Psoe, que los políticos del partido cambiaran de opinión, (y eso que había representantes de todas las provincias), no había forma. Se conviertan en zonas extractivas, También ocurre con ciertas regiones, que amenazando con la escisión, chantajean al país para beneficiar, sobre todo a sus élites, con perjuicio del resto. Mejor es que se vayan.