+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El baile del ahorcado

¡Esa mano!

 

Cristina Fanjul
05/06/2018

El macho, que es un concepto viejuno, se hizo carne a las afueras del Congreso. Ahí estaba Juan Carlos Monedero poniendo todos sus bemoles sobre los hombros de Soraya. Oye, qué tío, cuánta masculinidad, qué sobrado de testosterona, Adán en estado puro. Hasta que llegó él, todo era melifluo, pero esa carga de adrenalina que generó al saber que la vicepresidenta no lo sería más tenía que desplazarse hacia algún lugar y no pensó en otra cosa que en ‘cubrir’ con sus viriles manos a la vicepresidenta, demostrando que, al final, el hombre siempre vuelve. Eso de manosear al sexo débil, ya sea en plan sobón, con condescendencia o para agredir con estilo verraco es algo inédito en el Congreso. Fuera de allí es la normalidad, así que supongo que a eso se refiere el ideólogo de Podemos cuando defiende que el Parlamento debe parecerse más al país.

A mí me pasa cada día. Nadie me pone la mano encima, pero por lo demás, es bastante horripilante enfrentarse a según quién. Dénse ustedes una vuelta por la vida normal y verán cómo a las mujeres nos chitan y se dirijen a nosotras a la voz de ¡chica! Un primor esta sociedad, la verdad. En una ocasión un señor llamó al periódico y tras varias impertinencias seguidas acabó diciendo que le pusiera con un hombre. Ayer mismo, otro personaje me adelantó por la derecha montado en un Porsche blanco que no era de su talla. Eso suele pasar con los hombres muy masculinos, que usan el coche para avasallar. Adelantarme a mí no es difícil porque yo conduzco un Twingo de mi estatura, sin complejos. Así que no le valió ir a 200 por la LE-30 y pasarme incumpliendo el código, que va. También tuvo que demostrar su total rechazo hacia las señoras que conducen. Fue algo así como «paisana tenías que ser», pero en plan hortera de Porsche blanco.

Todas sufrimos a nuestros Monederos particulares. El problema es que, verás Juan Carlos, no estarás a la altura de la vicepresidenta en la vida, aunque saques músculo y te creas que por soltar una impertinencia quedas por encima, como todo lo que flota.

   
1 Comentario
01

Por alfonsojo 15:12 - 05.06.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y todo esto, no es sacar un poco las cosas de quicio?? Es lo que se lleva.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla