+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Esa mujer

 

PEDRO TRAPIELLO
28/12/2017

Muy valiente debo sentirme al meterme en blusas de once varas con escote de buque, ya que quiero hacerle aquí un dibujillo a una mujer... y eso, en tiempos de hipersensibilidad femenina, tiene riesgo... se puede acabar bajo las patas de una estampida de cebras o acémilas en la red o en la pared... ¿con qué derecho?, ¿quién eres tú, varón, para entender o hablar de una mujer?...

Vaya, lo siento, pero desoigo (ruego venia del lector piadoso y lectora inteligente), porque el dibujo se lo tiene bien merecido Inés Arrimadas... ese fenómeno... y esa fenómena que, aunque nacida en Jerez, en su apellido intuyo rastro leonés por ser también sobrenombre de varios pueblos que forman comarquilla entre Boñar y Cistierna, Las Arrimadas, donde ya tardan en invitarla como hizo con la ministra de la Guerra el pueblo babiano que acunó su apellido, Cospedal.

Inés no tiene ni cara ni edad de lideresa al uso, rictus Margaret Thatcher, rudeza machihembrada de Barberá o arrogancia rugosa de Esperanza Aguirre, la cólera de Dios... su rostro es aún juvenil y más propio de delegada de aula que de profesora en la palestra.

Los años y el cuño liberal que la mece le darían derecho a ser divina de la muerte o superpija, que si lo fuera lo esconde al no necesitar ponerse en rubia de bote barbie o con mechas de pepera pif ni con pelo rata radical para deslumbrar como oradora atractiva y vehemente con su plus de autoridad femenina resolutiva, cosa que gusta mucho a varones confusos o menguantes, sin contar los babosos que se cortocircuitan con la inocente doncellez que sugiere esta mujer, siempre preferible en su estilo y sonrisa a la llorica Marta Rovira con su agria actitud profética y esa su cara de catequista que inquieta a no pocos. Ni comparación.

Y conforme anda en estrados y se curte en política, va camelando cada vez más voto popular, está que lo peta la tía, y eso inquieta mucho en el PP al que hizo un costurón, uy qué daño, un PP que la creía sólo la chica estupenda puesta de reclamo/teta en bares de copas... y mira por dónde, les ha puesto un cubata de hiel y asombro.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla