+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL BAILE DEL AHORCADO

Expertos

 

Cristina Fanjul
12/12/2017

Con un tercio de León despoblado, sin servicios, sin tiendas, casi sin calles, va la Universidad y encarga a un grupo de expertos un estudio acerca de lo que ha pasado en la provincia en los últimos cincuenta años para que las cosas estén como están. Hay algo conocido como la fuerza de las cosas. En realidad, es una de las partes en las que Simone de Beauvoir dividió sus memorias, pero me sirve muy bien para esta imagen. La fuerza de las cosas, la inercia de las cosas, es como la esclavitud. Un esclavo no puede dejar de ser un esclavo sin más, simplemente porque el negrero le otorgue la carta de libertad. Está institucionalizado en una suerte masoquista de servidumbre y no sabe obrar de otra manera que la de complacer a su señor. La libertad es una virtud difícil. Hay que poner empeño. Eso es la fuerza de las cosas. La fuerza de las cosas en León se llama de muchas maneras. Supongo que ustedes están pensando en algunos nombres. Se llama carbón, pero no sólo. Carbón, por sí sola, es una palabra que hace referencia a un mineral, pero cuando se le pone en relación a la provincia, tiene muchos significados adheridos. Muerte es una de ellas, pero no sólo. También quiere decir economía subsidiaria, por ejemplo, niños obreros, por ejemplo, silicosis, por ejemplo. Así que se han reunido ahorita 27 catedráticos y otros tantos expertos para contarnos que quienes deberían haber luchado por el desarrollo prefirieron hozar en el barro de las subvenciones a fondo perdido, creando ilusiones ficticias (perdón por el pleonasmo) y dejando que los plazos pasaran para no tener tiempo cuando el tiempo por fin llegara. Ahora hablan de biotecnología y de farmacia, como si aún estuviéramos en la edad de la inocencia y creyéramos en la ciencia infusa, en el maná.

La realidad es que la fuerza de las cosas hará imposible que una provincia en la que la despoblación es una herida supurante pueda dejar de sufrir amputaciones. Todo lo demás, como este análisis, de cuyo rigor estoy más que segura, no son más que juegos de artificio que tratan de tener al personal distraído. Quién sabe. Puede que aún podamos ganar alguna mano.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla