+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Y una harmónica

 

PEDRO TRAPIELLO
04/01/2018

Magos, reyes, astrónomos, ricos viajeros... ¿qué eran de verdad Melchor, Gaspar y Ba.a.saltar y.se.cayó?... un fraile de fe razonada, Espinel, paleógrafo y exégeta en la Escuela Bíblica de Jerusalén hasta ocuparla los judíos tras la Guerra de los 6 Días, ponía una simpática mueca de duda y sorna al hablar de esos Reyes... mmm... «raro, sólo los cita uno de los cuatro evangelistas, Mateo, y no dice cuántos eran, ni les pone nombre, ni les dice reyes, sino magos, magusha, como se llamaba entonces a los sacerdotes en las religiones orientales... la inventiva piadosa vino después recreando la patraña: se les puso número (¿eran tres los regalos: oro, incienso y mirra?, pues pon tres), se les dio nombre, se les vistió de reyes para hacer Rey de Reyes al niño adorado... y se acabó pintando a uno de negro en el siglo XV, a otro rubicundo con rasgos asiáticos y con majestad europea el cabeza de la terna (¿quién manda en los pinceles?)... y la tradición de traer regalos los Reyes es de anteayer, siglo XIX»...

Mañana, la noche será su día, aunque hoy trabajan menos, Papá Noel ya les hizo la mitad y más del recado ayudado en cada «país» de bandera petada por el Olentzero vasco, el Tió catalán, el Apalpador gallego, el Anguleru asturiano, el Esteru cántabro... o el mito pirulero que cualquiera quiera inventarse, como la «Vieya’l Monte» que se han sacado de la manga montesina en Trobaju’l Caminu.

La cosa es el regalo, pero como ya tamos fartucus y servíus de tou, el dilema es qué regalar. La dictadura de los críos -tan digital últimamente- no siempre ha de prevalecer y Peláez sugiere, por si el consejo vale, que todo crío y mozalbete debería recibir alguna vez en Reyes un patinete, un ajedrez, unos binoculares con guía de pájaros, dos buenas novelas (ponga El Gran Norte y Mobby Dick)... y una harmónica (barata la primera; ya pedirá después una mejor con «cambio» y todo)... y piensa que estos regalos valdrán también para las crías, aunque en novelas no se atreve a sugerir ninguna dejándolo a criterio de mamá... Peláez concluye con que los juegos y regalos que adiestran en algo matan tres pájaros de un tiro.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla