+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Incompatibles

 

GARCÍA TRAPIELLO
21/02/2018

Plantean hoy una pregunta que tiene pelos y espinas por nacer de un cruce entre trucha y mono: «La izquierda y España ¿son incompatibles?»... Peláez atajó: Sí, de todo punto incompatibles; una tierra tan ancha y, de hecho, tan artificial como España difícilmente puede entrar en cabezas de tronera angosta... por razones cuatro: 1.- no hay mucha voluntad de quererse o ayudarse entre tantas «regiones» españolas que jamás dejaron de exhibir fueros, hostigar o proclamarse nación histórica, reino, principau, maestrazgo... o pedanía; 2.- no existe una «izquierda española», nacional, y hasta la izquierda más centradita propone un poliedro federalista; 3.- no hay una izquierda, sino cinco, diez, quince... y 4.- allí donde hay fuego o queda rescoldo nacionero son las izquierdas las primeras en atizarlo para pillar cacho del furioso sentimiento popular que siempre excita la patria chica, la tribu propia y las diferencias con el odiado vecino, vestido todo ello con el pánico a que te roben o que te entre gente extraña en casa y se instalen, pánico que engendró la nación y las fronteras, madres a su vez de la primera guerra (y la última; la historia de la humanidad se escribe bajo el lema «Patria, Orgullo y Hostias»)... item más: todo partido intenta pescar siempre en el océano pasional de «un pueblo, una nación y fuera el invasor», especialmente aquellos que han tenido que ir renunciando a viejos credos o archivando códigos sagrados en su memoria-papelera, así que el nacionalismo es la mejor baza que pueden ofrecer muchas izquierdas nacidas siempre con un ideario internacionalista que se les cae del burro a la primera... así lo muestra el batasuno vasco, el galeguista bloquiño, el anticapitalista catalán o ese redivivo independentismo andalú, ozú, que jalean y agitan los jornaleros de Marinaleda tanto o más que la carcundia señoritinga de Jerez, rarito nacionalismo cañí... o no tan raro: el nacionalismo lo crea siempre la derecha rica y cacique para que después la izquierdina se crea dueña del clamor... en fin, esto sólo se arregla poniendo cada uno letra propia al himno nacional, ¡arsa pilili!, a lo Marta Sánchez... y a reír a lo pijo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla