+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL MOLÍN DEL TIEMPU

La patria de la raposa

 

La raposa tras la pita, en una chimenea de Palacios del Sil. - ROBERTO GONZÁLEZ QUEVEDO

ROBERTO GONZÁLEZ-QUEVEDO
11/03/2018

El molín del tiempu alcuérdase de cuando la raposa yera señora del monte. Una dama mui aquel.lo ya con personalidá típica. La raposa yera exemplu d’astucia, maestra d’artimañas ya reina del disimulu. La sua patria yeran los montes ya las sierras, onde aniciaba la prole ya planificaba la sua vida.

Pero muitos patriotas nun se conforman cona patria primordial ya tienen, xeneralmente, una segunda nación a la que van pa explayase, folgar o faer negociu. Por esta razón la raposa foi siempres adicta a los corrales, a las casas del pueblu onde los pequenos animales domésticos yeran alimentu mui prestosu. Nun había parede nin portiel.lu que parara a la raposa, qu’entraba hasta dientro ya salía corriendo cona presa nos colmiel.los.

Outramiente, las víctimas más frecuentes de la raposa yeran las pitas, que tamién tenían nas casas ya corrales de los campesinos la sua provincia particular. Agora a las pitas yá nun las alcontramos nos pueblos, onde, a esti pasu, tampoco veremos a los paisanos. El.las viven esclavizadas ya amontonadas en cárceles siniestras. ¡Qué diferentes aquel.los outros tiempos! Sí, a lo l.largo de muitos sieglos yeran felices saliendo al aire l.libre ya recorriendo sendeiros ya verdes campas. Esa vida guapa que l.levaban las pitas faía que la sua carne truxera a la familia l’al.legría qu’agora nos cuesta tanto sentire.

Las cousas cambianon ya agora las raposas nun son damas, sinón bichos marxinales que yá nun andan tras las pitas. Comparten conas suas viechas víctimas estos tiempos de depresión ya nin unas nin outras son quien a salir de la sua reserva cruel.

De tolas maneras, pa los que, como you, creyemos que las ideas tamién son parte de la realidá, la pita ya la raposa siguen viviendo felices na memoria. Porque ¡cuánto cuesta arrincar del alma aquel.los cuentos qu’escuitábamos nos tiempos primeiros! Máncanos perder aquel.las hestorias que sentíamos na voz dulce de la nueite infantil: la raposa, sabichega ya doutora en malas artes, quería engañar a los pitinos ya a la pita matrona. Pero la maternidá, símbolu de la civilización ya de la cultura, derrotaba siempres al animal salvaxe. Al cabu, la raposa marchaba rendida, afogada ya, a veces, sangrando pol rabu.

Yeran hestorias mui viechas que vienen de los entamos del mundu indoeuropéu ya cristaliazanon nos tiempos medievales. La victoria na fábula recuperaba la seguranza de la casa. Podía nevar, a lo mechor xelaba ya xiplaba l’aire o podían revolvese las nubles de la tuena, pero la griesca d’aquel.los animales calmab?a la nuesa angustia ya faíanos esperar un nuevu día feliz xunto a la nuesa xente.