+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL MOLÍN DEL TIEMPU

Las buenas bruxas

 

‘Regocijo’, pintura de Francisco de Goya incluída dentro de su serie ‘Las brujas’. -

ROBERTO GONZÁLEZ-QUEVEDO
25/02/2018

Tamién hai bruxas buenas. Asina, cuando se faían, escondiéndose na nueite, grandes fiestas ya orxías na Veiga’l Palu, dalgunas bruxas dexaban riquísimos restos de comida pa que los paisanos a la mañana siguiente probaran aquel.las migachas maravillosas. Estas yeran las bruxas buenas.

Quedóu la imaxe de la bruxa siniestra, la que comía n?enos nel caldeiru ya disfrutaba de culuebras, gatos prietos ya outros bichos fatales. Pero la hestoria escribiénonla los inquisidores, los que calmaban la sua angustia ya buscaban remediar la sua triste vida queimando a aquel.las mucheres. Las bruxas pagaban la frustración de los mezquinos ya daban cuerpu a la paranoia de la xente asustada pola vida. Tenían que faer propia la maldá de los outros pa sobrevivir. Pero si el.las tuvieran voz, outra sería la hestoria. L’acusación de bruxería diba contra la mucher discrepante, contra la que nun se resignaba a la norma oficial. Ya la mucher viecha ya solitaria namás podía defendese de las familias terribles, del machismu brutal ya de la violencia del poder amenazando con poderes máxicos destructivos. Las bruxas son un capítulu importante de la discriminación por xéneru.

La bruxa buena ayudaba, protexía a los nenos. Alcuérdome d’una casa onde vivían dúas harmanas que, dicía la xente, yeran bruxas. Los vecinos l.levaban un pelu del enfermu ya el.las curábanlu. Había que tratalas bien ya contentalas con dalgún regalu de cuando en cuando. Dicíase, tamién, que yeran peligrosas. Tenían la vivienda xunto a un sendeiru escuru, cerca del monte. Yeran muitos los nenos que, siguiendo la infelicidá de los padres, las insultaban: tuvienon mala suerte na vida. Pero dalgunos outros yéramos amigos d’aquel.las mucheres, que nos daban frutas ya cousas ricas: pa nós la diosa fortuna resultóu favoratible.

La casa d’esas mucheres yá nun podemos vela, pero pa mi sigue existiendo. Aquel pequenu pautu de complicidá con una bruxa convirtíuse nuna fuente de suerte. El que nunca tuvo amistá con una bruxa siempres vivirá amenazáu polos outros, los que quieren roubar la esencia de ti mesmu.

Las bruxas muerren ya paez que nun hai relevu xeneracional. A mi asústame un mundu onde nun haya bruxas. Porque ¿pa ónde marcharán la frustración ya la violencia? ¿Qué outros demonios asumirán el trabachu catárticu de negociar el problema del mal? Ya en cuantas a los nenos, ¿quién los defenderá de los riesgos del futuru? ¿Quién mechor que las bruxas, depositarias d’un poder milenariu ya de fórmulas máxicas, podrá ayudar a los más débiles? Pa nun dexar d’alcontrar el sitiu de los malos, ¡que siga habiendo bruxas buenas!

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla