+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA ÚLTIMA DEL DIARIO

Letizia se implica contra la ablación

La reina viaja al sur de Senegal para apoyar una campaña española para acabar contra la mutilación

 

La reina Letizia, ayer, en la granja familiar Naatangué en el departamento Oussouye. MARISCAL -

14/12/2017

carlos pérez gil | Ziguinchor

La Reina Letizia dio ayer su respaldo a un proyecto de cooperación puesto en marcha por España para erradicar la práctica de la mutilación genital femenina en zonas del sur de Senegal, donde este rito cultural se aplica de manera mayoritaria a las jóvenes a pesar de los riegos que entraña.

Doña Letizia se trasladó a Ziguinchor, en la región meridional de Casamance, donde tuvo lugar la presentación del programa que la Agencia Española de Cooperación Internacional de Desarrollo ha impulsado junto a la Facultad de Medicina de la ciudad.

El objetivo del programa es formar sanitarios que sensibilicen a las familias locales de los daños que causa la extirpación total o parcial del clítoris en las niñas y jóvenes de edades comprendidas entre pocos meses y 15 años.

Aunque la mutilación genital está prohibida en Senegal desde 1999, las autoridades del país estiman que cerca del 30% de las mujeres la han sufrido, si bien este índice oscila entre el 80 y el 90% en el área de Casamance.

El proyecto de la Aecid habla de «escisión», puesto que «la palabra mutilación genera rechazo en la población local», explicó el responsable de la Aecid en Ziguinchor, Tomás Serna. Al tratarse de una práctica ancestral de raíz cultural, más que religiosa, se pretende, según Serna, que las familias puedan seguir organizando la ceremonia y el proceso de iniciación de la mujer, pero sin que culmine con el corte del clítoris.

La Aecid aprovecha la presencia de la Reina para lanzar este proyecto innovador, financiada con 190.000 euros. En el acto, intervino Mahawa Doumbia, una mujer de la etnia bambara que fue víctima de la ablación y que ahora se dedica a prevenirla como educadora. «Yo la sufrí en mi carne. No fue por mi voluntad, sino por la de mis padres. La escisión es una forma de opresión social, un ataque a la dignidad de la mujer que se basa en creencias ancestrales», relató.

En su duro testimonio, Doumbia subrayó que muchas chicas aceptan la extirpación genital «porque no quieren ser estigmatizadas por la sociedad» si la rechazan, aun a costa de poner en peligro su salud. «Pero no es necesario sufrir la escisión para ser una mujer formada», apuntó la educadora, quien añadió que ni el islam, ni la religión cristiana, obligan a hacer la escisión», asegura esta activista.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla