+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Llevan medicinas

 

GARCÍA TRAPIELLO
14/02/2018

Considero al lector sobradamente sabido de la desvergüenza de esos tipos de la Ong internacional Oxfam montando fiestorras con putas en medio de aquel devastador terremoto de Haití al que acudieron muy prestos ellos y muy solidarios tras dar antes en sus países (Inglaterra en este caso) sonoras ruedas de prensa o trágicos comunicados y hacerse mucha foto con avión de ayuda internacional y todo eso... llevaban bajo el brazo planes de socorro urgente, proyectos de reconstrucción y mucha tela para un país caribeño la mitad ya muerto y ahora la otra mitad matao... todo lo que alcanzaba la vista era escombro y gente zombi... buen fondo de escenario tipo Nerón delirando liras, así que los tipos de Oxfam con carguito o galones debieron decirse «¡pues vengan fiestas y putas, que ahora sobrarán entre tanta ruina y hambre, bien baratas estarán, que traigan doce... o veinte!... (y también allí hay niñas que, tras perderlo todo, se echan a perder ellas a la fuerza por solo una botella de leche... ¡ayuda!... ayuda internacional).

Ahora que se supo, se destapa el tarro de las esencias: en Chad hubo caso idéntico y también sale a la luz mucho tiempo después (¿de qué nos suenan los tapamientos?). Pero una quirúrgica voluntad de denuncia parece recorrer hoy el mundo desenterrando delitos y guarros o levantando alfombras y faldones. Se agradece, aunque se colará alguna caza de brujos, patrañas o venganzas; es la cuota de infamia, pero veremos descorrer telones y bambalinas de la gran comedia humana.

Ampliando la investigación, la prensa inglesa habla ahora de otras 160 denuncias de mala ética, despilfarro o abusadores cursadas años atrás en Oxfam y Save the Children... y Peláez dijo ¿cuántas entre los cientos de estas Ongs librarían toda su honra si pudiéramos fisgar por el ojo de su cerradura o levantarles el tejado? (dicen que son hechos excepcionales, ¿no se decía eso mismo de la pederastia del clero cuando empezó a destaparse?).

Cuando la caridad se hace industria y mueve plata, piden plaza el burócrata, el trampas y el vil mamón... sólo han de decir «llevo medicinas».