+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA ÚLTIMA DEL DIARIO

Lluvia de colores y kilómetros de fervor

Miles de personas y unos ochenta pendones acompañan a la Virgen del Castro en el camino de vuelta a santuario.

 

La destreza con la vara y el paño pone vistosidad a una de las romerías más espectaculares de la provincia. JESÚS F. SALVADORES -

14/05/2017

a.g. valencia | castrotierra

Y volvió. Y lo hizo rodeada de los suyos. Con las primera luces del alba la Virgen del Castro, la talla de la lluvia, dejó la catedral de Astorga para emprender el camino de regreso a casa, a su santuario en Castrotierra de la Valduerna, en buena compañía. Una multitud quiso guiar los pasos de la imagen milagrosa y desde bien temprano aguardó a las puertas del templo para seguir los dieciocho kilómetros de fervor que separan la localidad maragata del alto valdornés.

Unos ochenta pendones y pendonetas, las cruces parroquiales y miles de personas arroparon el tradicional itinerario que marca de color el camino. Las enseñas de los pueblos tocaron el sol y aunque el agua respetó las siete horas de trayecto, la lluvia se hizo presente en forma de plegaria para el campo. La Virgen del Castro dejó su templo el pasado 1 de mayo con la encomienda de paliar la sequía que azota al sector agrícola. Así lo votaron los procuradores de la tierra a petición de los pueblos de Valdeviejas, San Justo, San Román y el Sindicato Central del Embalse de Villameca.

Para muchos, esta es la madre de todas las romería, y sienten que no hay expresión similar de devoción. Un sentimiento que ayer quedó demostrado de nuevo. La decisión de los representantes de Nistal de la Vega, Celada de la Vega, Piedralba, San Justo, San Román de la Vega, Sopeña de Carneros, Brimeda, Valdeviejas, Murias de Rechivaldo y Castrillo de los Polvazares contó también con el beneplácito del obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, que despidió a la talla pidiéndole por las cosechas.

Los granates, blancos y verdes, los azules y amarillos, los pendones y pendoneros dejaron bien alto el listón haciendo de la destreza con la vara y el paño parte del interés por esta comitiva que mueve a miles de devotos y que une a las gentes del Teleno. De Astorga a Castrotierra, ese era el trazado marcado ayer. La petición, la lluvia y el objetivo implorar al cielo con los pies en la tierra. La fe mueve montañas y la Virgen del Castro hace legión.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla