+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Manda el mandril

 

GARCÍA TRAPIELLO
03/03/2018

Dijo la Profetisa de Matueca que volviéramos al día siguiente a por la respuesta y volvimos, homenó, ¿no aflojamos ya los 20 euros?...

Nos había dejado algo inquietos el vaticinio del Oráculo de Pedrún sobre el sunami gigante de abusos, violaciones y todo delito sexual de ración diaria en cada medio (eso que el complejo de culpa de unos o la desvergüenza de otros llaman «conductas inapropiadas», cágáté) y nos auguró un futuro apocalíptico de agresiones.

Afortunadamente, lo que nos dijo la Profetisa nos movió a sonrisa, aunque después no tanto... ¿qué nos quiso decir con que no podrá impedirse que siga creciendo la violencia sexual porque «el legado clave del hombre es la Herencia del Mandril»?...

Ilústranos, Profetisa, ¿qué es esa herencia?, y va y dice «la mejor forma de averiguar dónde acabará una cosa es saber cómo empezó; la agresividad sexual masculina es vieja y se da en toda especie, raza y cultura; ¿cual es el origen del machismo?; preguntemos a las cartas»; y fue colocando 21 en la mesa.

Al levantar la primera dijo: hay que irse por las ramas, al árbol, ahí empezó todo... levantó otra: lógico, esa es la casa del mono que un día será sabio... o monosabio... y otra más: viviendo todo el día en el árbol el mono macho se aburre y se la casca sin cesar... y siguió volteando cartas: aquí ya está el mono evolucionado; todas las especies tienen un solo celo al año, pero él ya ha conseguido tenerlo todos los días («un pequeño paso para un mono, un gran paso para la humanidad») haciendo del sexo una necesidad obsesiva... en esta carta ya no deja de acosar a monas sueltas del macho alfa, el rey del mambo y la envidia general al garantizar más sexo su poder que ya todo mono ambiciona para quilar de lujo, algo que también logra el mono que acapara fruta y con ella compra o chulea a la hembra... y la última carta, ¡el mono Freud!: la fuerza es el poder, la fruta el dinero, el poder abusa, el dinero corrompe, ese es el origen de tanta gana de joder... sólo si los suprimís o cambiáis os libraréis de la Herencia del Mandril... pardillos.