+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Y no baja el dedo

 

GARCÍA TRAPIELLO
28/06/2018

Otro año más hemos aguardado inútilmente la compasión del santo al que aquí hacemos fiesta ayuntándolo con un san Pedro devaluado que echará la trapa a estas ferias. Y nada. Es san Juan, santo inmóvil y gótico que no acaba de librarnos de las maldiciones de la historia y de todos esos males que nos dijeron y dicen no se acabarán «hasta que san Juan baje el dedo». Es como echarnos la cigua, un aojamiento. Y miradlo bien, ahí sigue en estatuas de piedra o palo ese santo de oreja ciega, mudo de ojos, sordo de labios y con el dedo erecto señalando al cielo, y eso es decirnos «a mí, plin... preguntadle al de arriba».

Y ni baja el dedo ni intercede.

Al pilón con él, sentencia Peláez, y es lógico que Sendo el de Toral no salga de maldiciones y del «cagon san Juanín del altarín y su par san Periquitín del Valle que no nos sacan de este corral de lamentaciones y agorerías... o le articulan ese dedo como a los brazos de los cristos viejos crucificados que así valían también para la urna del Santo Entierro o habrá que arrearle un cantazo a ese índice para atajar las malas profecías». Compasión, señor san Juan, baje usted alguna vez el dedo.

Y se le relaciona al efecto algo de lo que aquí dicen no veremos hasta que humille ese índice: La recuperación de las 500.000 merinas que hace dos siglos pastaban cada verano en las montañas leonesas... el índice de natalidad y censo de hace sesenta años... una universidad prestigiada y envidiada... la limpieza/transparencia en oposiciones y contrataciones públicas... el necesario cooperativismo que conjure ese individualismo cazurro que estorba, putea y empobrece... el repoblamiento del medio rural... el respeto obligado a la arquitectura tradicional y su ley de protección... la renaturalización de todos los ríos presos y su acercamiendo al dibujo original... la reducción progresiva de los incendios forestales... la necesidad de profesores extranjeros para aprender nuestra historia... la investigación agraria propia para no ser esclavos de patentes lejanas...

Peláez avisa: y si no baja el dedo san Juanín, le cortamos el ramonín ante notario (apostólico, naturalmente).




Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla