+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

No querer

 

pEDRO TRAPIELLO
10/12/2017

Mucho se ha escrito y escribirá sobre el asunto catalán. No habrá mente serena que lo soporte. Sánchez Ferlosio, que acaba de cumplir 90, dice que pasa ya de atender al horno porque son unos pesados, la forma más elegante de llamar a quien se busca el improperio o un soplamocos por colgarse de tu chepa amorrándose a la oreja para repetirte mil veces la misma copla, lo suyo.

... ándallá, pesao...

Quizá lo dice Ferlosio porque en este debate enconado (la genitalidad nacionalista lo encona con ñ) las tortas se dan por escrito y, así, lo mayor que se publica es propaganda, sordera y terquedad, como si aquí hubiera solamente trigo y una burra incorregible, que a lo peor son el resumen de todo esto, lo que hay: la pación (la pasta) y una fiebre pollina con anteojeras.

Se leen artículos de toda estirpe en cada una de las trincheras. En esta en la que estamos los hay de admirable sensatez que aplaudimos con los párpados, nos aportan razones o interpretaciones incontestables (la mostacilla de Rubén Amón le escuece en el culo a Rufián y se rebrinca, Raúl del Pozo atina al entrecejo y De Azúa azuza con brillo en vano), mientras pensamos que si los leyeran allí, en el arriscamiento estelado, no podrían negarse a ciertas evidencias y sosegarían la excitación, comenzaría algún entendimiento y evitaríamos el desatino o el desafuero al que tanto propendemos en las dos orillas de esta riada.

Pero allí no leen esto de aquí, de la misma forma que aquí tampoco leemos lo que se escribe cabalmente en aquella tormenta de la catalanidad rampante y a menudo pedorreante, que es lo que tienen las coles de Bruselas, la hortaliza más flatulenta del planeta si exceptuamos la legumbre que le daban en prisión a Turull quejándose tanto, aunque la víctima real debió ser su compañero de celda mereciendo por ello un rebaje en su condena, si no el indulto.

El principio (y el final) de todo esto es no querer oír al otro, no leer al contrario, no atender otras razones que las del propio campanario... por eso acabamos todos infinitamente pesados.

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por un peatón por León 15:27 - 10.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No queremos una unión de intereses "partidarios", volem una UNIÓ de PERSONAS Y VALORES.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla