+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Y padre nuestro

 

GARCÍA TRAPIELLO
30/08/2018

Si primero lo teníamos por el condiscípulo que nos precedió en aulas, noviciados y estudiantado de Filosofía, poco tardamos en titularle maestro por instruirnos tempranamente en los caminos de la santa perdición. Jesús Torbado se convirtió en nuestro joven referente, espejo de la letra hecha florete para poder hablar de tú a los dioses del espadón y del dogma compuesto en descomposición... y ya nos fue el caballero de la duda, esa infatigable yegua, la mejor para cruzar las áridas verdades o saltar las montañas del profeta; y siempre con su ironía instruida y amable para no hacer rozaduras innecesarias. En este dibujo me permaneció siempre Torbado.

¡Cómo olvidar el día que le concedieron el premio Alfaguara a su novela «Las corrupciones»! Era la primera edición de este afamado premio con una dotación jamás soñada en aquella España tacaña en ceros. Y él no era nadie aún en las letras, tenía sólo 22 años, había nacido en un pueblo del León de adobe y «mal bautizado» que ningún editor recordaría y su currículo vital eran los estudios en los dominicos y unos breves años rodando europas... y fijándose.

Aquel día, el fraile director del colegio nos reunió a todos en la capilla para comunicar la exultante noticia de que un exalumno de la orden había alcanzado la gloria, significando que eso, sin ningún género de dudas, sólo era posible gracias a la altura educativa recibida en los centros de Corias, Palencia y Caldas de Besaya, algo que por otra parte era cierto. Cuánto alborozo hubo ese día, ¡cómo no pensar que estábamos en la senda de la gran letra!. Sin embargo, editada la novela, volvió el páter a reunirnos en la capilla. Había desaparecido de su gesto aquel orgullo festivo tras leer «la falacia corrupta» y le ardió el verbo incendiando cualquier respeto: «he aquí al ingrato pervertido que se revuelca en su propia mierda», textual. Se me grabó a fuego esa frase, nunca había escuchado una invectiva tan floreada y tan escoltada de furibundas maldiciones, así que no pudo Torbado tener mejor promoción. A escondidas fuimos leyendo su novela. Y le hicimos padre nuestro.

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
2 Comentarios
02

Por floro 18:48 - 31.08.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Mi primo Alfonso me lo presentó y ya era famoso, puesto que si lo conocía y lo había leído....siendo yo un lector de libros de segunda mano (cómo no recordar a la rubia, de las hermanas Caballero), del rincón de la calle -entonces legión Cóndor-. Pero es que a Filandón no se le escapaba nadie.

01

Por petra del prado 17:29 - 30.08.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Imagino a Jesús Torbado descalzo, momentos después del pasaje del pastor de su “Tierra mal bautizada”. Su eco me emociona en permanencia. "Me fijo en sus pies descalzos, envueltos en telas de saco. Es un hombre demasiado viejo. Quizá solo un cadáver. - ?Quiere usted hacer el favor de probarse estas botas? El viejo me mira con desconfianza y se niega. Al fin, se decide a meter los negros pies encallecidos en mis botas militares. Se pone en pie y da unos pasos por la carretera, con los ojos brillantes y las manos colgándole sobre las caderas. - Se las regalo. - Ah, no señor, yo no quiero regalos. - Pues, se las vendo. - ?Cuánto? - Un trago de vino." Imagino a Torbado descalzo avanzando hacia el horizonte de esa tierra que captó en la más hermosa dimensión imaginable. Describiéndola en un presente seco. Su “Tierra mal bautizada” permanecen en lo más recóndito de mi alma, las imágenes que me evocó se agazapan en ella y la llenan de sentimientos. Esos sentimientos que están ausentes de la escritura de Torbado, y en su ausencia dejan al lector la absoluta libertad de recrearlos, y son eternos, y fuertes, y bien definidos. Me duele que esta tierra haya ignorado a Jesús Torbado. Me comentaba que desde León sólo se acordaban de él para peregrinos eventos. Que el instituto de su Sahagún no tiene nombre, y !cómo le gustaría que su nombre llevara! El dolor se asoma a mi costado al recordar a Torbado. Y mi alma también alberga una inmensa rabia por la tierra que se ha puesto encima de esta Tierra. Petra Merino https://youtu.be/9BcAeGyRYYY

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla