+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Se perdió

 

GARCÍA TRAPIELLO
16/05/2018

Hace tan sólo cinco años los independentistas catalanes habrían perdido claramente su referendum-matraca; así lo indicaban hasta sus propias previsiones. Ahora muchos se preguntan por qué entonces no dejaron celebrarlo de una puta vez apagando el farol de feria y logrando aparcar por un tiempo esta enfermiza «vuelta al trigo» que anteayer reeditó en el Parlament el ya honorable Quim Torra, de soltera Kim Yong Turras según revelan las redes de la mala baba... ¡ostres, tú, era sólo un referendum!, ¡y lo perdían!... ¿no nos habríamos ahorrado la creciente escandalera que sólo sirve para engordar al propio independentismo (encantando de conocerse) y agigantar al drac, su mito dragón, el odioso dragón español que devora sus ilusiones y escupe mucho fuego represor hasta que viene un san Jordi Trapero y lo descapulla?...

Es fácil que este prusés refractario y pertinaz nos haga decir mañana lo que aquel fatalista argentino: «la esperanza es lo último que se perdió».

Y ya todo parece perdido, todos parecen perdidos... se pierde hasta el juicio. Y falta lo peor (no hay que avergonzarse de ser pesimista en esta enésima prórroga de partido amañado), pues se van a rifar hondonadas de hostias; el catalanismo agudo comulga bajo las dos especies y también pide sangre de mártir, que así llama el honorable Torra al independentista radical y sanguinario de la República y reciente historia catalana, de modo que veremos aún más palabras de odio y más mentiras corriendo por las redes como raposas con teas en el rabo lanzadas a los campos filisteos para incendiar sus mieses, hacinas, viñas y olivares.

Así son las guerras de los «pueblos elegidos» (¡qué jodíos judíos, qué bien nos enseñaron!)... y Barcelona, como Jerusalén... capital de tres credos: el purasangre, el charnego y el turista (y viene a arreglarlo un Trump Torra abriendo embajada).

Seguirá lenta y creciendo la sedición; en una oreja extranjera conmueve más el discurso victimista del catalán que las explicaciones de Rajoy. Normal que Viggo Mortensen (un tipo cabal)le haga más caso a su mujer Ariadna.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla