+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Pordióssss...

 

pEDRO TRAPIELLO
13/12/2017

Por Dios, por la Patria y el Rey lucharon nuestros padres, por Dios, por la Patria y el Rey lucharemos nosotros también... ojo al himno, ahí va la carlistada euskaldún, áivalaostia con ellos, ¿siempre dando o pidiendo guerra?... Hoy no suena nada el Oriamendiko soñuba, la marcha de Oriamendi, pero seguro que alguno la tararea en su intimidad, pues en el tiberio catalán los observadores con olfato insisten en el tufo carlistón que infecta o inspira lo doméstico del independentismo aquel, especialmente a dos que hacen de sacristán del cepillo y frailón del trabuco: Puigdemont (monaguillo que, ausente el cura, quiso decir el solo la misa) y Junqueras (fray Cristobalete en su celda, reza que reza), juntos antes en la piragua y remando hoy cada cual a su norte a la espera de ver la ocasión de darle al otro en los morros con el remo. Ese catalanismo adopta sin rubor la estrofa carlista: «Lucharemos todos juntos, todos juntos en unión, defendiendo la bandera de la santa tradición»... y ahí van las esencias, las diferencias y las independencias alegadas... Catalunya trionfant... ¡a segar!

El carlismo nació juntando un conde meapilas y un clerical provinciano. La Iglesia mucho lo alentó; bufaba entonces contra liberales, el ejército de los cristinos y unos gobiernos capaces de aplicar en 1835 la famosa Desamortización de Mendizábal (incautación justipreciada de bienes eclesiásticos mejorables); y eso sí que fue un 155 brutal aplicado donde más dolía. Y vino el expolio, clamaba el clero. Y expolio clama hoy quien huyó a las coles belgas al tener que devolver los leridanos a los aragoneses el arte de Sijena, vía España represora, claro está.

De lejos, la boina carlista y la barretina se confunden. No sólo su rojo chillón invita a ello. La boina roja era de vasco ricote y Zumalacárregui la ladeaba tanto, que le tapaba la oreja... igual que la barretina, que empezó siendo capirote tieso y al final se desmayó cegando también un oído... normal pues que vascos picudos y catalanes romos oigan sólo la mitad de lo que deberían escuchar. ¿Y la misa por Forn anteayer en Barcelona?... el clero catalán bendice... es escudería carlista.

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por a_enigma 19:02 - 19.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

EL carlismo tuvo presencia y mucha en toda España. De hecho el primer alzamiento carlista fue en Talavera de la Reina. Confundir las espiritualidades particulares de Junqueras y Puiddemont, con el catolicismo más ortodoxo es un ejercicio de ingeniería intelectual que cualquier estudiante de primero de teología sería capaz de desbaratar, y mucho más cuando es claro y notorio que por mucho que se digan católicos, les puede su idolatría nacionalista.Otro ejercicio de ingeniería intelectual me parece el identificar la secular tradición catalana, con el nazionalismo de estos señores. Le recomendaría la lectura de un sociólogo catalán, Javier Barraycoa, que le podría iluminar en ese sentido. Otro menoscabo intelectual es negar el carácter eminentemente popular del carlismo, tanto en su origen como desarrollo, frente a las élites liberales que desde el control del poder y el ejercito profesional impusieron su ideología a fuerza de bayoneta. Y claro, despachar como hace las desamortizaciones eclesiales y también municipales, origen de la ruina del campo, motor de la migración masiva a las ciudades y la consiguiente explotación capitalista burguesa, originaria del proletariado y de todo el conflicto obrerista de finales del XIX, comienzos del XX, en fin, se califica por si mismo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla