+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL MOLÍN DEL TIEMPU

Precursor de l’antropoloxía cultural

 

Monumento a Fray Bernardino de Sahagún en su villa natal, falto de un poco de limpieza. -

ROBERTO GONZÁLEZ-QUEVEDO
01/07/2018

Diz le l.lienda que naquel.los primeiros sieglos de la nuesa era hubo dous harmanos, San Facundo ya San Primitivo, que vivienon pola parte del ríu Cea. Yeran cristianos ya por nun querer faer sacrificios a un ídolu matánonlos los xefes romanos. O seya, resultanon mártires. Metiénonlos nun fornu ya nun queimanon. Sobrevivienon al potru de tortura. Resistienon l’aceite ferviendo. Quedanon sin güechos ya colgánonlos, pero milagrosamente siguienon vivos. Namás fuenon quien a faelos morrer echándolos al augua del ríu Cea.

El nome de San Facundo quedóu nunos cuantos l.lugares, pero onde con más fuerza s’afitóu foi en Sahagún, que vien de “Sant Fagún”, que vien de “Sanctus Facundus”. De Sahagún impresionóume siempres el cielu implacable, la chanura circular, l’austeridá del horizonte. Pero Sahagún recuérdame tamién que d’esa vil.la yera natural unu de los grandes estudiosos de la cultura: Bernardino Ribeira, que naciera a la par que’l sieglu XVI ya que na orden franciscana pasóu a ser Frai Bernardino de Sahagún.

Bernardino marchóu pa México ya ail.lí interesóuse pola l.lingua náhuatl, una de las más importantes de los nativos. Na sua obra “Historia general de las cosas de Nueva España” alcuéntranse muitas costumes, mitos ya cuentos de la cultura azteca. Pañóu de los l.labios de los mexicanos las múltiples caras de la sua tradición, pero non comoquiera, sinón con métodu ya planificación investigadora. Frai Bernardino de Sahagún yía un precursor de los métodos etnográficos ya de las investigaciones antropolóxicas. Anque nun pertenez al mundu anglosaxón, reconozse más cada día la sua relevancia na hestoria de los estudios de la cultura humana.

Yía mui valoratible la sua colección de los dioses aztecas, de las suas ideas del mundu ya de las ceremonias ya ritos máxicos d’aquel.la riquísima cultura. La Ilesia prohibíu que siguiera investigando, porque pensaba l’autoridá eclesiástica que conservar l’alcordanza de las viechas creyencias faía más difícil la conversión al cristianismu. Nun podemos dicir que fuera un mártir, pero sí que lu castiganon pola mor de querer conocer al ser humanu, intentando comprender outra cultura sabiendo que se vive nuna diferente.

Nun faltan agora los que quieren quitar importancia a lo que fixera Bernardino de Sahagún, porque, según el.los, el sou relatu nun yía un discursu nativu auténticu. Pero esta yía una crítica mezquina que nun tien la perspeutiva hestórica necesaria. L’antropólogu quier entrar na esencia de la cultura estudiada, pero una cultura veise siempres dende outra. Nun hai una cultura si nun hai outra na que poder mirase.