+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Repudiemus

 

GARCÍA TRAPIELLO
05/03/2018

No hubo noche que no se enredara la tertulia un rato con las ganas de la universidad católica de Murcia de plantar un «campus de Ciencias de la Salud» aquí, en un «León, ciudad bravía, que entre antiguas y modernas juntas más de cien tabernas y una sola librería», copla que adaptó Crémer tras referirla a Granada Luis Rosales (y nos salió profética).

Invariablemente, los primeros en venir a colación como tapados del proyecto son los «kikos», ese integrismo; y amablemente la tertulia les ofrece una silla (eléctrica) al verles en su carcundia ideológica como mentores de la cosa; y que su fundador, el leonés Kiko Argüello, busca arrimar a su tierra esta microuniversidad para enaltecer su memoria y que dejen de tenerle tanta tirria sus paisanos, porque al soñar querer ser otro Opus, sueña también con una joya académica y clínica como la Universidad de Navarra, cuya idea original, por cierto, fue ubicarse en León, pero el obispo Almarcha se opuso, chafó a Escrivá y puso a León mirando a... Pamplona.

Pero hoy tenemos concejala avalista del pío murciano y dice que ese campus traería estudiantes, cientos, mucho empleo y gran gasto por aquí, cuentas de cuento bonito donde Peláez sólo ve lecherona llenando cántaros de cábalas mientras enfermeros, dentistas, sindicatos, partidos, rectorado, consejero de Educación y no poca gente o entidad se posicionan contra este campus con una unanimidad poco vista en el ocioso capillismo cazurro.

Por contra, Amelia dice que no sería tan malo para una ciudad moribunda... y que no le espanta su ropón católico, que eso se cura, pues la educación religiosa siempre fue la mejor fábrica de ateos y rebotados... y que después de todo, la cuna de la universidad europea fue la Iglesia, aunque no tardó en ser civil y descreída; studiums catedralicios y escuelas monacales fueron el germen; la primera, Bolonia, en 1088 (al principio elegían al rector sus estudiantes; duró nada); y aquí, Salamanca, fundada en 1218 por un rey leonés que desdeñó León a tal fin, Alfonso IX, almarchín total... ¿también por esto quieren hacerle aquí ahora una estauta?...