+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Robar el alma

 

GARCÍA TRAPIELLO
03/09/2018

Muchos indios norteamericanos se negaban a que les hicieran fotos porque creían que les robaban el alma para dejarla estampada en un cartón y colgada después en alguna pared como quien ahorca un recuerdo formulando un conjuro... o peor aún, sepultada en una caja de fotos o en un álbum hecho sarcófago donde la oscuridad es perpetua.

Sin embargo, pasada aquella primera aprehensión a los primeros daguerrotipos que odiaron Sitting Bull o Crazy Horse, las fotos dejaron de robar el alma a los indios pasando a engordarla al pedir dinero por dejarse retratar junto a su tipi en la reserva, pedigüeñismo mercantil que inauguró Gerónimo en su decandente vida final de espectáculo haciendo precisamente el indio en las giras de Buffalo Bill, cuya alma, a su vez, la había vendido al diablo del dólar y a la patraña a caballo.

Pero pasado el tiempo, vemos que quizá aquellos indios tuvieran alguna razón para sus temores, ya que no poca gente empieza a perder su alma (antes perdió la vergüenza) cuando cuelgan inconscientemente fotos en unas redes donde cualquiera puede después (o tras un tiempo que debió acarrear olvidos) paladearlas, manipularlas, robarlas... y a saber qué usos podrá darle el ladrón, el fisgón o el vicioso. Sobran noticias de críos o jovenzuelas que colgaron fotos suyas atrevidas, memas o comprometidas que a la vuelta de un mail se les han convertido en puñales o en cepo de caza; nunca tuvo el chantajista o el pederasta, por ejemplo, mejor campo libre... e impune.

Desde que se inventó la fotografía todos hemos celebrado fotos de conjunto, de amigos o pareja que, corriendo el tiempo, acabaron por desamor o tirria en el cubo de la basura, rotas o segregado alguno de los presentes con las tijeras de recortar amores y resolver fracasos. Pero ahora ya no es posible, lo colgado ya no se descuelga, ahí no vale el sanseacabó; y si antes se decía «lo escrito escrito está», lo irreversible es hoy «lo colgado colgado queda». Y si el indio pensaba que el alma se robaba con una sola foto, ¿qué pasa hoy que nos hacen miles de ellas, sobre todo las cámaras de seguridad?...

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla