+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL BAILE DEL AHORCADO

Romper la biología

 

Cristina Fanjul
06/03/2018

Las mujeres somos un colectivo. Lo somos porque tenemos conciencia de clase y somos clase porque somos desterradas; somos, como decía Faulkner, las esclavas de los esclavos.

Por eso, todos cuantos estos días hablan de biología o de ideología no hacen sino ensuciar el debate. Una mujer no lo es por biología porque el comienzo de la historia marca el inicio de la separación de los grilletes que impone la naturaleza.

Y esto es igual para hombres que para mujeres. Es la evolución cultural la que nos ha traído hasta aquí, el desarrollo de la razón y nuestra capacidad para abstraernos del mundo físico. Yo no soy mujer, soy persona. Esto, que parece una memada, no lo es si se piensa en la manera en la que cada día somos cosificadas.

Tengo pecho y vagina, pero las hormonas no alumbran mi manera de pensar y mi capacidad de gestar no me da ni me quita. Cada mujer es una mujer diferente; cada una es. Y esta afirmación es un concepto que el machismo trata de borrar, negando nuestra existencia como sujetos y ridiculizando el movimiento feminista.

Ser mujer es un hecho definitivo, pero llegas a ser mujer poco a poco. Una no es consciente de ello nada más aparecer en el mundo, aunque las velocidades suelen variar dependiendo del lugar en el que nazcas, de la clase social a la que pertenezcas y del papel que te toca jugar.

Soy feminista porque no se puede ser nada más. Es una postura moral, no una ideología, tanto si eres mujer como si no. El feminismo no ataca, equilibra; no perjudica, sana; no se entromete, armoniza.

Tener hijos te hace ser más consciente de esta realidad. Quiero que mis dos hijos sean hombres fuertes y, para ello, necesitan que la sociedad sea una responsabilidad compartida, un lugar en el que las mujeres estén a su nivel, conscientes de su dignidad, respetadas, compañeras de vida, amadas, sin miedo a ser asesinadas, sin sufrir abusos y sin barreras que romper, sin brechas en el sueldo, sin fronteras de cristal, sin dialéctica sexual.





Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla