+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL MOLÍN DEL TIEMPU

El síndrome de Stendhal

 

Ya l’amor cristaliza agobiando al almacon esi síndrome d’embobamientu, devivir un suenu diurnu -

Roberto González-Quevedo
11/02/2018

El molín del tiempu sigue ya diznos que nesti iviernu que vivimos cúmplense 235 anos de que naciera l’inolvidable escritor francés Henri M. Beyle, Stendhal. Él un día, al contemplar un monumentu en Florencia, impresionáu pola guapura del arte, notóu una gran alteración psíquica, taquicardia ya outros síntomas de turbación. Yía esto lo que dalgunos estudiosos chaman el «síndrome de Stendhal» o «sintomatoloxía del viaxeiru».

Tuvo que ser él el primeiru en recrear esta sensación de sentise desbordáu por una formosura que nos agobia: una cara, una música, un paisaxe. Sthendal, un autor de los grandes, dexóunos testos que siempres tarán no canon l.literariu, pienso you. Sicasí, reconociendo’l valir de las suas grandes obras conocidas, «La Cartuxa de Parma» ya «Roxu ya negru», a mi los testos que más me prestan d’él son los de la sua teoría sobre l’amor. No sou l.libru De l’amour, que tien en francés una resonancia especial, hai páxinas escritas pa siempres sobre’l procesu de namorase. Cuenta Stendhal cómo l’amor va cristalizando: entama quedando la persona nachenu, ensimismada, ya avanza aspirando al placer. Ya l’amor cristaliza agobiando al alma con esi síndrome d’embobamientu, de vivir un suenu diurnu.

Tema sustancial ya inevitable esta cousa del amor. Clásicos como Platón ya Ficino dexanon la sua impronta na visión occidental de la cuestión, anque’l maestru incomparable del tema amorosu será León Hebreo, que nos sous Diálogos d’amor l.logra una sutileza irrepetible.

La hestoria del sentimientu amorosu yía complicada, ya, tamién, muitu guapa. Na forma d’entender l’amor van adensándose ya cruzándose las visiones de la vida ya de la eternidá. Dalgunas etapas son especialmente asombrosas, como, por exemplu, la época del amor cortés. El sou sabor medieval ya l.literariu tuvo influencia abonda na formación del sentimientu, anque güei suénanos a tópicu con un aquel d’incorrección política: la dama sublimada, el varón siervu, pero protagonista ya centru del deséu.

Valoratibles tamién las páxinas escritas por Ortega no tocante al amor. Pero, ai, naide como Sthendal chegóu a definir esta fuerza misteriosa con tanta guapura ya tan brevemente. Tres palabras namás necesitóu pa entrever la esencia d’esti estrañu ser: l’amor yía la «promesse du bonheur», la promesa de la felicidá. ¡Qué poucu más podemos axuntar yá a esta fórmula! Una fórmula que tien dalgo… indescriptible.

De tolas maneras, esti amor que nos cuenta Stendhal yía l’amor burgués, alimentu de los suenos qu’agora vivimos. Hai outru amor: el de la nuesa xente humilde. Pero esa yía outra hestoria d’amor.

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por franciscogaton 12:33 - 11.02.2018

Tseer a Robertu siempres yía prestosu, peru cuando él escribe'n nuesa tsingua muitísimo más. Nuesa tsingua, un valore a protexer comu símbolu d'nuesa cultura, nunca comu elementu diferenciadore ou d'supremacía. Muitísimas gracies al Diariu d' Tseón esde Tsaciana pur esti espaciu tan prestosu.