+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El baile del ahorcado

Torra ante Machado

 

Cristina Fanjul
10/07/2018

Resulta que el representante de la España mojigata de «charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María» ha sido recibido en el palacio de la Moncloa por Pedro Sánchez, que le ha mostrado la fuente en la que Machado y Guiomar tenían sus encuentros secretos, puede que como una manera de hacerle doblar la cerviz ante el poeta, ese mismo al que sus huestes quisieron expulsar de Sabadell.

La nota de Presidencia asegura que los líderes seguirán manteniendo encuentros «bilaterales». He aquí ya la primera muestra de engaño, una mentira por la que Mr Handsome debería dar cuenta. Porque ¿quién es el destinatario de este intento de disfrazar la realidad? No creo que sean los catalanes, perdón, los independentistas. El presidente no habla para ellos, que va; en esta representación, cada uno tiene asignado su propio público y la audiencia del inquilino de la Moncloa es la que está del otro lado de la realidad. Si, como dice la vicepresidenta, la soberanía corresponde al conjunto de los españoles, no es posible que el representante de la misma se ponga a la misma altura que el de una parte.

Las fronteras europeas han cambiado en los últimos cien años hasta doblar el número de países. De 22 que había en 1906 hemos pasado a 46 y los expertos dicen que hay sitio para más. No nos engañemos: cada día se levantan más barreras. El nacionalismo avanza a lomos de caballos cada vez más veloces y necesitamos un rearme dialéctico para el que no valen unas gafas RayBan, ni unas manos viriles. La ley debe construir diques que eviten que el río de la xenofobia se desboque. Pero, no nos engañemos: no sólo. La palabrería, el apaciguamiento y las cesiones no valen con una ideología que sólo busca reafirmarse en la negación del otro. ¿Más cesiones? ¿Un estado federal? Adelante. Será la mejor manera de que el resto de España se quede vacía. «Se canta lo que se pierde», le escribió Antonio Machado a Pilar Valderrama...

A este paso, volveremos a escribir poemas sobre Filipinas.