+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La trashumancia en 111 zurrones

El Museo de Torre de Babia homenajea a los pastores con una magna exposición de morrales tradicionales .

 

Una muestra de los zurrones que se exponen en el Museo Etnográfico y de la Trashumancia de Torre de Babia. M. ÁLVAREZ -

12/07/2018

ana gaitero | león

Una colección de 111 zurrones, algunos con más de cien años de antigüedad, se puede ver en el Museo Etnográfico y de la Trashumancia de Torre de Babia hasta el 15 de septimbre. Isaac Álvarez Suárez, promotor del museo y propietario del museo, ha recopilado los morrales tradicionales entre pastores y familias de antiguos pastores desde La Cueta, en Babia Alta, hasta Trujillo, en Extremadura.

«Es un homenaje a los pastores que anduvieron por los caminos y las veredas», asegura este médico afincado en Cantabria y descendiente también de trashumantes. Los zurrones de Los Genaros, de Villafeliz, de El Trota de El Rincón, en Viadangos de la Tercia, y también el que usó su pariente Argimiro Álvarez están expuestos durante estos meses en este museo que condensa la historia y la antigua vida de los trashumantes en numerosos objetos. La recopilación de esta colección temporal se ha realizado también en Asturias, Cantabria y Extremadura, donde están enterrados muchos trashumantes leoneses.

Las mochilas de los pastores eran hechas por artesanos locales, algunos con gran fama como fueron los de Montehermoso de Cáceres. «Pero muchas veces eran los propios pastores quienes se los hacían», explica Isaac Álvarez.

La mayoría están hechos con cuero, pero los más antiguos, que datan del siglo XIX, llevan un forro de lana de oveja. «El de piel de oveja es el que se ve en las estampas que recrean la trashumancia en el siglo XIX», explica Álvarez, cuando aún el ferrocarril no había acabado con esta forma de vida que durante siglos fue una de las principales fuentes de riqueza de León.

Los hay repujados con dibujos que en algunos casos recuerdan símbolos celtas o reproducen elementos de la vida pastoril y, entre los más raros, uno de cuero blanco.

El zurrón, como el cayado y los perros mastines y careas, era inseparable del pastor. La despensa que le permitía aguantar largas jornadas en el campo y la caja de herramientas en la que llevaba los utensilios necesarios para atender una urgencia con una oveja o fabricarse sus propios objetos de madera.

El Museo de Torre de Babia abre al público sábados y domingos. Entre semana es necesario pedir cita previa en el número 608 702 702.