+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

¡Vaya que si son!

 

pEDRO TRAPIELLO
21/01/2017

Nunca vi uno (tampoco me puse decididamente a ello), pero haberlos haylos. En los últimos veinte años se ha extinguido la mitad de su censo y eso ha llevado a los de Birdlife a declararlo «Ave del Año 2017» en España, el país de más colonia, Portugal después, un poco Francia y residuales en Córcega; del resto de Europa desaparecieron hace tiempo.

Hablan de sisones, del sisón.

Como suelen asociarse al hábitat de la avutarda, pon que hay sisones cazurretes, pero yendo muy a menos.

Le llamaron sisón por el siseo agudo de sus plumas al batirse volando (en el curro bravo es casi silbido)... y sisea el sisón en el aire, pero en tierra calla como puto por no delatarse, camuflándose en baldíos y cereales (no verás muchos desde carreteras o caminos). Hoy el sisón más famoso es Bárcenas: sisa, se camufla y calla... buen puto.

En portugués suena casi igual: sisaö. Los franceses eligen fineza diciendo outarde canepetièr (avutarda pato-pedorrero). Los italianos se complican diciendo otarda gallina prataiola (avutarda gallina praderera). Y los ingleses lo dejan en pequeña avutarda, little bustard, pero allí ni lo conocen. ¿Y por qué el biólogo le dice «sisón común» si no hay otro ni subespecies? En fin, a todos los efectos, gallinona guapa.

Como consumado bird-watcher, observador de pájaros, me contaba Donal (¿quién no conoce aquí a este risueño irlandés enseñando inglés a media ciudad y medio campus?) que a menudo se pegaba el palizón de irse de aquí a Villafáfila en bicicleta a ver la pajarada de sus charconas y páramos (bella reserva natural zamorana que aquí sólo conocen los escolares de forzada excursión) y que se topó la primera vez con un lugareño al que preguntó si se veían por allí avutardas; «no tantas como antes, pero no pocas», le dijo; ¿y sisón?, añadió Donal... ¿que si son?, ¡vaya que si son!... pero Extremadura es donde hay más sisón y avutarda. Hubo allí un gobernador franquista, Javier Rodrigo, que rehusó siete ascensos por estar enganchado a la caza de avutardas en aquel paraíso... me decía su hijo que una vez mató una de 30 kilos... qué fantasma, pesa de 15 a 18 la que más...