+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EXPOSICIÓN

Adanes, Evas y frutas del paraíso

El artista Juan Antonio Cuenca muestra en la Fundación Vela Zanetti la versión 2.2 de un trabajo que se proyectará hasta el año 2061, y que ha titulado ‘Sensual Fruit’

 

El polifacético creador leonés Juan Antonio Cuenca, con una de las creaciones de su ‘Sensual Fruit’ - CUEVAS

MARCELINO CUEVAS | LEÓN
03/12/2015

El artista leonés Juan Antonio Cuenca muestra en la Fundación Vela Zanetti la tercera entrega de un proyecto que, si las cosas salen bien y si los españoles seguimos teniendo cada vez más esperanza de vida, terminará allá por la década de los sesenta del presente siglo después de siete versiones diferentes. Cuenca tiene su propia visión de la Creación, él cubre sus modelos de un sofisticado maquillaje que es lo más parecido al barro primigenio. Y el artista se complace en modelar a esos seres humanos que parece haber inmortalizado en el momento de recibir el primer soplo de vida. Y esos seres mágicos, imposibles, se han conjugado, se conjugan y se conjugarán con deliciosas frutas. El inquieto Espacio_E, el popular Camarote Madrid y ahora Vela Zanetti han sido los escenarios que ha empleado Cuenca para presentar las primeras entregas de su Sensual Fruit.

El artista es capaz de documentar espléndidamente la teoría de su empeño plástico: «Un inmenso océano lleno de infinitos cromatismos, texturas, olores y sonidos se oculta en lo más minúsculo de los elementos naturales que nos rodean. ¿Alguna vez nos hemos parado a observar con detenimiento una simple hoja de árbol? Y qué decir de los que puede mostrar en su interior cualquier planta o cualquier flor. Las frutas guardan un mundo cromático espectacular destinado a seducirnos. Ellas activan nuestros sentidos y nos ayudan a integrarnos con el entorno».

Sensual Fruit muestra diversas facetas de este polifacético artista: dibujo, pintura, fotografía, videocreación y transfer. Todo al servicio de una única idea basada en las miradas de unos seres que se esconden tras una capa de barro y unas frutas que aportan color… y casi, casi, sus sabores y aromas. «Comienza —dice Cuenca— el primer proceso y estudio desmaterializando los rostros para seguir avanzando hacia una pura energía dinámica y casi imperceptible. Con unos pequeños matices expresivos de seducción, en unos rostros gestualmente maquillados». «Busco un cromatismo modificado y una textura orgánica a la espera de ser capaz de poder adaptarse, con una perfecta simbiosis, al otro entorno compositivo que nos ofrece el paraíso expresivo y carnal de las frutas».

Margarita Torres, la concejala de Cultura, fue la encargada de presentar la muestra: «Creo —dijo— que la forma de percibir la realidad de Juan Antonio Cuenca es muy oriental, muy budista en la forma de percibir la realidad a través de los objetos, intentando buscar todos y cada uno de los aspectos que este objeto nos aporta. Resulta muy interesante porque tiene una percepción muy actual, muy del aquí y del ahora, donde presenta una simbiosis entre el espectador y el objeto expuesto. Esta es una exposición para ver en solitario y para disfrutarla con todos los sentidos».

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla