+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Adiós a un ‘artesano del teatro’

Actores y políticos despiden al popular actor Pedro Osinaga . Destacaron su «amor por el oficio» .

 

Pedro Osinaga subió varias veces a las tablas del Teatro Emperador de León. JESÚS F. SALVADORES -

31/12/2017

efe | madrid

Actores, escritores y personalidades de la cultura y la política acudieron ayer a la capilla ardiente de Pedro Osinaga, en el tanatorio de la M-30 de Madrid, para despedir «a uno de los grandes de la escena española», un actor «sui generis» que, según todos, amaba su profesión y vivía por y para el teatro.

Osinaga, que falleció en Madrid a los 81 años, fue un popular actor de comedia, que protagonizó la comedia Sé infiel y no mires con quién, del dramaturgo inglés Ray Cooney, durante catorce años —de 1971 a 1985— periodo en el que fue vista por ocho millones de espectadores en más de diez mil representaciones. Así lo recordó el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, que situó a Osinaga como «uno de los grandes actores populares de la escena española». «Se lo ganó a pulso por su dedicación sobre los escenarios, particularmente en el Teatro Maravillas, donde representó durante más de una década la obra Sé infiel y no mires con quién, bajo la dirección de Víctor Andrés Catena», manifestó.

Méndez de Vigo también se refirió a su «excelente trabajo» de 1973 en Doce hombres sin piedad, en Estudio 1 de TVE en 1973, obra que congregó a los más importantes actores españoles de aquel momento. «Y por su buen hacer y su amor a la profesión», el Ministerio de Cultura le concedió en 1999 la Medalla de Oro de las Bellas Artes. A la capilla ardiente se acercaron a lo largo del día actores y compañeros del fallecido como Raúl Sender, Concha Velasco y Pepe Ruiz.

Sender se refirió a Osinaga como «un gran amigo, divertido y encantador», y Concha Velasco valoró su buen hacer y su amor a la profesión, y recordó que «nunca faltó a una representación: cuando le dio el ictus trabajando, no quiso que viniera un ambulancia hasta que acabase la obra». También el exalcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano destacó de él su capacidad de «hacer sonreír sin hacer daño».

Intervino en películas como Don Juan (1974), Cuentos de las sábanas blancas (1977) o Réquiem por un empleado (1978), y siempre estuvo muy ligado a su ciudad natal, Pamplona, en la que estudió música y desde donde, tras obtener una beca, se trasladó a Madrid para comenzar su trayectoria artística en el mundo de la zarzuela. Entre sus últimos trabajos figura La extraña pareja, de Neil Simon, que protagonizó junto a Joaquín Kremel. Osinaga, que procuraba no faltar a los sanfermines, recibió la Medalla de oro al Mérito de las Bellas Artes en 1999, entre otros muchos reconocimientos.

Precisamente esa obra de teatro es la que eligió el director de cine y actor Santiago Segura para dedicar un mensaje de recuerdo en Twitter («Ya están los míticos 12 hombres sin piedad otra vez juntos»), no sin antes señalar que el actor navarro fue «uno de los favoritos» de su madre y que se mostró «amable y cercano» siempre que coincidió con él. «Descanse en paz Pedro Osinaga, grande de la escena. Mi más sentido pésame a familiares y amigos», reza la despedida que escribió el actor malagueño Antonio Banderas en la red social al poco de hacerse público el fallecimiento de su compañero de profesión.