+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Arte con inspiración brasileña

José Luis Rodríguez Tamargo muestra su obra en el Camarote Madrid.

 

El artista asturiano José Luis Rodríguez Tamargo. CUEVAS -

03/03/2016

marcelino cuevas | león

José Luis Rodríguez Tamargo es un asturiano, afincado en León, que vive intensamente la cultura y el arte de la pintura en particular. En su última exposición ofreció una visión apasionada de las ciudades brasileñas. Ahora, en el Camarote Madrid, presenta un solo cuadro, un lienzo que habla de naturaleza y de la cadencia cálida de la música brasileira.

Ha titulado el artista su cuadro Aguas de marzo, y en él quiere convertir la pintura en un homenaje a Antonio Carlos Jobim. «Cuando este músico –explica- creó en 1972 la canción del mismo título, estaba describiendo un sueño, una promesa de vida, ya que su ilusión era la construcción de la que luego sería su casa de las afueras de Río de Janeiro. Marzo es en Brasil es el mes de la temporada de lluvias en la Mata Atlántica, lluvias que marcan el final del verano»

En el cuadro de Rodríguez Tamargo se muestra el esplendor de la vegetación selvática, las espectaculares cataratas y el mar, un mar intensamente azul en el que se baña una enigmática mujer. «La canción no cuenta una historia, sino que ofrece una serie de pinceladas, de imágenes, y en ellas nos habla de las lluvias, de los torrentes que se deslizan por las laderas, que arrastran objetos y símbolos. Es, en definitiva, una canción que nos habla de la vida, de las cosas buenas y de las no tanto, de las alegrías y las penas, de las cosas bellas y las rotas. Es una síntesis de lo que significa el final del verano en la selva con sus maderas raras y sus animales, de la fiesta de la cosecha, de la ciudad y sus coches. Y es un cántico a no rendirse, a amar pase lo que pase porque si llueve ya escampará. Es la promesa de que si el verano acaba… ya volverá. Mi obra, tanto en su composición como en su cromatismo, no intenta plasmar nada que pueda representar una prosaica realidad, sino que se enmarca en la más pura fantasía». Antonio  Carlos Jobim fue uno de los creadores de la bossa nova, una música emparentada tanto con la samba como con el jazz que, partiendo de Brasil, se hizo internacional. Entre los grandes músicos que se dedicaron a ella destacan Sergio Mendes, João Gilberto o Baden Powell.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla