+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Y la artista se expuso a sí misma

Sara Álvarez Tomé, versátil creadora leonesa y sobrina-nieta del dramaturgo Kike, se instalará a partir del día 21 en la Escuela de Arte para trabajar ante el público . La gente podrá dirigirle preguntas, opinar sobre su técnica, ignorar su presencia... o incluso crear junto a ella. ‘Artista en proceso’, la inusual exposición de esta inquieta leonesa, llega el próximo día 21 a la Escuela de Arte capitalina para mostrar una labor que siempre es interactiva y que ya ha atraído la atención de realizadores como la argentina Mercedes Farriols, quien dirigió un filme sobre su ‘arte terapéutico’.

 

Autorretrato en acuarela, silla y dibujo-collage con técnica mixta de invención propia, y escena de un vídeo que exhibirá a partir del día 21 en el que la artista leonesa eleva, durante casi dos horas, un castillo de naipes. - s.a.t.

e. gancedo | león
17/04/2014

«En mi exposición no habrá el típico cartelito que explique lo que se tiene delante, sino que yo misma estaré presente de forma constante durante el horario completo de apertura. Así, todo aquel que quiera puede preguntar, opinar, ignorarme... o crear junto a mí». Quien comparecerá de esta manera ante el público leonés es Sara Álvarez Tomé, una joven artista con sólidas raíces en esta tierra que el próximo 21 de abril abrirá su exhibición Artista en proceso en la Escuela de Arte de León.

Álvarez Tomé es sobrina-nieta del añorado Kike, cofundador de la Escuela de Teatro de León, y sobrina de dos conocidos Tomés, Sergio, geógrafo y acuarelista, y Javier, columnista de este periódico y autor de guías de viaje. A pesar de su juventud (26 años), las muchas inquietudes de Sara ya han dado variados frutos: licenciada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco y residente en Bilbao, se dedica al arte «en varias de sus disciplinas o combinando experimentalmente varias de ellas, sin ponerme límites». Por poner un ejemplo, la realizadora argentina Mercedes Farriols se basó en cómo esta creadora superó, por medio de la creación, duras experiencias vitales, para elaborar el largometraje Inside-Outside, película que ha podido verse en festivales como el Marché du Film de Cannes o el Ventana Sur latinoamericano, y que también se ha presentado en museos de varios países.

«Yo vivía en un colegio mayor de Bilbao y ella impartía unos talleres de escritura creativa ese curso. Un día le mostré mis obras y realmente le gustaron. Y quiso que trabajase con ella en algunas ilustraciones para el libro Aunequilibrio —explica—. El siguiente año realizamos unos cortometrajes. Yo sufrí un periodo difícil en mi vida durante esa época, Mercedes se enteró y quiso profundizar en el uso que hice de las artes plásticas para superar traumas hasta llegar a sublimarlos». «A su vuelta a España me comentó que quería hacer de mi historia personal la protagonista de un largometraje metafórico, y realmente me emocionó saber que alguien externo valoraba tanto mi trayectoria artística», relata.

En cuanto a sus motivos para dedicarse a este mundo, Álvarez Tomé responde: «No hay un momento concreto, ya que desde mis primeros recuerdos, el arte, en todas sus dimensiones, ha sido una constante en mi vida. Para mí, es un estado de conciencia en el que la plenitud que se siente al realizar este acto de pureza y sinceridad con uno mismo es incomparable a cualquier otro estado». Y asevera: «El arte ayuda a la expresión de cualquier idea con una sutileza y grandiosidad inigualable ante cualquier otro tipo de herramienta comunicativa».

Preguntada por sus estilos y soportes favoritos, exclama: «¡Cualquiera que sea capaz de aguantar mis complejas estructuras mentales!». «Al verbalizar ideas me pierdo demasiado, prefiero trasladarlas a diferentes lenguajes: la escultura, la pintura, el videoarte, la acción o performance, la fotografía o el dibujo podrían ser las principales. Quizá es que todavía soy muy joven, o puede ser la rebeldía de mi edad, no lo sé, pero, de momento, encasillarme en un único estilo me resultaría frustrante a nivel emocional. Simplemente creo que quien se encasilla en la rutina de un estilo ya ha dejado de crear».

Y sobre la muestra que desplegará del 21 de abril al 2 de mayo en la Escuela de Arte, lo único que puede asegurar es que allí estará una joven «que quiere aprender, materializar sus ideas y compartirlas. Y que quiere luchar porque en estos tiempos se valore más lo humano y la humanidad en su conjunto».





Buscar tiempo en otra localidad