+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Cuando el arte reposa en el Camino

El artista leonés José Ajenjo Vega recoge en la Finca Los Nogales una exposición permanente de sus obras y las de su maestro, Víctor de los Ríos, que cualquier peregrino puede visitar concertando una cita previa

 

‘Quijote a caballo’, monumento en latón de 5,60 metros que se encuentra en medio del jardín de la Finca los Nogales. - norberto

pablo rioja | león
14/08/2011

El impoluto Don Quijote que hace años soñara el artista leonés José Ajenjo Vega, asiste retador —montado a lomos de su metalizado Rocinante en la Finca Los Nogales— al continuo pasear de los peregrinos que ya atisban el viejo Reino, ignorantes del saber que protege tan ilustre caballero. Y es que, tras los muros que flanquean el pequeño hogar de este discípulo de Víctor de los Ríos —entre Mansilla y Villamoros— conviven en perfecta armonía siglos de saber ahora al alcance de cualquier viajero que decida darse un respiro y llame a su puerta ‘con previo aviso’.

Una vez intramuros, dos salas recogen el legado de Víctor y el del propio Ajenjo. «A base de mucho trabajo y riesgo económico decidí construir este recinto para hacer una exposición permanente de su obra y la mía, además de un estudio donde llevar a cabo obras que se pueden ver dentro del Camino con las mismas técnicas y formas que se utilizaban en los siglos XII y XIII», señala el escultor, quien a lo largo de 30 años ha ido recabando tanto documentación artística como literaria en diversos países. «Me he hecho con volúmenes interesantísimos que sirven para el estudio y la contemplación —por ejemplo— del tipo de dibujo de arte que existía en el centro de Europa desde el Medievo. Tengo también obra religiosa, obra civil y monumental. No hay una colección igual en todo el Camino de Santiago, ni ningún remanso donde poder contemplar este tipo de arte que al fin y al cabo es divulgativo», puntualiza el también restaurador.

Maestro y discípulo de la mano. Aquellas personas que quieran visitar la finca pueden conectar con Arte en el Camino, sito en el kilómetro 14 de la carretera de Valladolid. «Hay mucha bibliografía y documentación que los visitantes podrán estudiar detenidamente y siempre gratis». Pero sobre todo lo que abunda es entusiasmo contagioso, ganas de mostrar lo que apenas unos pocos pudieron ver, piezas cuyo valor sólo sabe calcularlo el intelecto. «Gran parte de las personalidades más relevantes de los primeros setenta años del pasado siglo pasaron por los estudios madrileños de Víctor de los Ríos en busca de la inmortalidad. Antonio Machado, Falla, Jacinto Benavente, Pedro de Lorenzo, Juan Ramón Jiménez o Victoriano Crémer son algunos de los bustos más famosos realizados por él», añade un José Ajenjo a quien de los Ríos introdujo la inquietud por la evolución, superación y la asimilación de nuevas técnicas y formas de expresión más vanguardistas.

En su vida se suceden varias etapas y estilos, desde una clara fase clásica, continuista y al gusto de la época a otra más evolucionada y rupturista en la escultura que deriva hacia el surrealismo en incluso llega a rozar el cubismo y la abstracción.

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla