+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MINORÍAS ABSOLUTAS

La democracia

 

RAFAEL SARAVIA
02/09/2015

La democracia no siempre fue una fulana mal pagada que deambulaba por mercados vendiéndose por tan poco material dorado que sus llagas escocían al mundo entero que la miraba. No siempre fue así. A veces cobró bien su servicio. A veces tuvo momentos en los que dijo que no. Sintió límites en su dignidad y los aplicó. Nunca fue perfecta... ni casta... pero estuvo de moda su idea de pureza y muchos lucharon por poseerla.

Hoy en día a nadie le interesa. Será la edad... que las libertades e igualdades ya no están de moda... será que ya está tan vendida y viciada que pocos creen que pueda ser rescatable su vieja gloria de dignidad y euforia moral. Sea lo que fuere, la democracia se ha perdido. O peor aún: la hemos dejado morir en manos de nuestros iguales. Sin ir más lejos, para poder vomitar en nuestro propio plato de la estulticia, pondré el nefasto caso de este país que pisamos. Es un caso que apenas ha pisado los medios y que representa el lugar que reservamos a la «mal pagá», a esa que lo fue todo y ya apenas es.

Sabrán ustedes que en España, la situación de emigrante ha sido rescatada en estos años por causa de esta crisis feroz. Ciertos proxenetas de la política tachaban este fenómeno como una oportunidad para vivir experiencias nuevas en el extranjero... la mayoría sabíamos que era una huida para poder tener un sueldo decente. España se ha convertido en estos años en un país que emigra. América en general o los países que deciden hasta dónde y con qué criterios la crisis debe ser (Alemania, Francia, Inglaterra) también han sido el destino de nuestros universitarios y trabajadores que aquí no tenían ya ni paro.

Pues bien, para no tener en cuenta el descontento de estos españoles, para no tener en consideración ni un ápice la opinión de estos ciudadanos que han sido expulsados por necesidad, este gobierno que siempre se ha jactado de ser el mejor cliente de la denostada democracia, ha cerrado —y sin aviso institucional— el 31 de julio el censo para poder votar desde el extranjero.

El colectivo Marea Granate lo lleva denunciando tiempo; más del 96% de los españoles que se encontraban fuera de España en las pasadas elecciones autonómicas no pudo ejercer su derecho al voto, una causa importante fue que no pudieron tramitar a tiempo los papeles para apuntarse al censo. De cara a las generales, esta atrocidad se repite.

Los ciudadanos que no hayan llegado a tiempo a inscribirse en el Censo Electoral de los Residentes Ausentes (CERA) antes del 31 de julio, tal vez por la pésima información, sólo pueden optar a inscribirse como residentes temporales (no residentes o registro ERTA), o bien reclamar de forma presencial en los consulados, perdiendo tiempo y esfuerzo, la inclusión en el CERA. No obstante, no hay ningún criterio tipificado para decidir quien es residente temporal o no, así que más dificultad añadida.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla