+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los textos pueden ser representados fácilmente en cualquier colegio

Domingo del Prado: «Los niños son en parte autores de mis obras»

El profesor leonés publica las obras de teatro infantil «La fiesta más bonita» y «¡Esto es de fábula!»

 

El profesor y escritor leonés Domingo del Prado -

E. Gancedo - león
E. Gancedo 12/01/2005

Si usted es profesor, cuenta con un grupo ruidoso y heterogéneo de estudiantes de primaria y tiene en mente, si no hacer de ellos unos Lawrence Olivier, sí llevar a cabo una actividad teatral que los incentive, divierta y enseñe, éstos son sus libros. Y si le gusta el teatro en general, y el infantil en particular, también. Se trata de La fiesta más bonita y ¡Esto es de fábula! , las dos nuevas obras del escritor y profesor leonés Domingo del Prado que acaban de salir a la venta, editadas por CCS, en su colección teatral Escena y fiesta . Cada uno de ellos incluye dos piezas, muy amenas y divertidas, destinadas a ser representandas casi exclusivamente por actores infantiles. La inspiración y el incentivo para escribir estos libros -el cuarto y el quinto de este autor- procede, como los anteriores, de la dificultad para encontrar en el mercado español actual textos útiles y adecuados que sirvan para montar espectáculos teatrales infantiles. Del Prado -nacido en la localidad valderiense de Pobladura de Yuso pero que ejerce en un colegio de Ávila- ha escrito, pues, estos libros desde la experiencia y la necesidad; así como desde el trabajo con sus propios alumnos: por su trabajo conoce perfectamente las necesidades reales de los colegios y escolares y los equipamientos, muchas veces escasos, de los centros educativos. De esta manera, los textos que se presentan bajo estos títulos son sorprendentemente adaptables a cualquier situación que se dé en el aula: valen para casi cualquier número de alumnos y si, en el momento de la representación algún niño falla, el hilo argumental no se pierde. Las posibilidades educativas de las obras son, por otro lado, muy grandes: animan a trabajar en equipo, los textos que se deben memorizar son ágiles y divertidos, muchos de ellos rimados, y hasta ofrecen indicaciones útiles sobre vestuario y escenario: la idea de muchos de los personajes proceden, además, de los propios escolares. Del Prado, que ya prepara nuevas obras de teatro infantil, es también caricaturista e ilustró informaciones y editoriales en el Diario de León durante los años ochenta.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla