+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Dos leoneses se baten en duelo con Ridley Scott

El escritor Gerardo Rodera y el editor Mr. Griffin rinden homenaje en un libro a la ópera prima del director británico.

 

En el centro de la página las dos portadas definitivas del libro; a izquierda y derecha, todas las portadas previas que hizo el editor Mr Griffin. DL -

Dos leoneses se baten en duelo con Ridley Scott -

12/04/2018

Lugar: Palacio de Gaviria.

Hora: 20.30.

verónica viñas | león

Hay rencillas que se enconan en el tiempo hasta el punto de que sus protagonistas llegan a olvidar el origen de la disputa. Keith Carradine y Harvey Keitel dirimen un espectacular duelo cinematográfico, inspirado en uno real que duró diecinueve años. Ridley Scott convirtió esta sencilla historia de dos húsares napoleónicos, que en el fondo es un magnífico retrato sobre la condición humana, en un filme que cambiaría la historia del cine. Ahora, 40 años después, son dos leoneses los que han blandido las espadas para rescatar tanto la genial ópera prima del director británico como el texto en el que se inspiró, la novela corta El Duelo, de Joseph Conrad. El meticuloso y enigmático editor Mr Griffin y el escritor Gerardo Rodera presentan hoy, a las 20.30 horas en el Palacio Gaviria, su personal combate con el creador de Alien y Blade Runner. Se trata de dos ‘maniáticos’ del cine y la literatura. Pero, a diferencia de los protagonistas de Conrad, mantienen una amistad inquebrantable.

Tenían la idea clara desde el principio, pero el camino del libro, tratándose de un perfeccionista como Mr. Griffin, se ha enredado más de dos años. Un alumbramiento que, baste como ejemplo, ha parido una veintena de portadas previas. En un mundo —el editorial— donde hasta los grandes éxitos son flor de un día, sorprende que un amante del oficio ‘malgaste’ tanta energía. Finalmente, se decidió por dos fotografías de 1857 de un miembro de la Grande Armée y el intendente Fabry del regimiento de Húsares. Cada imagen ilustra las dos portadas de un libro doble de 320 páginas, que incluye una nueva traducción del texto de Conrad y el ensayo de Rodera sobre el filme de Scott. «Hasta que no estoy contento con el libro no lo saco», confiesa Mr. Griffin, el tímido editor leonés que prefiere que sean sus trabajos los que hablen por él.

Rodera disecciona en su ensayo el contexto de la película, su historia y cómo «se convirtió en una película de pequeño culto». Afirma que es «innovadora, ágil y divertida» y emplea recursos que abren caminos a otros cineastas. «La novela es muy interesante para su tiempo. Conrad y Scott se anticipan tanto en la literatura como en el cine». Explica Rodera que nada es gratuito en el filme —cuya banda sonora, de Howard Blake, también es una pequeña obra maestra—. «Todo está muy pensado». A medida que profundizaba sobre las críticas que ha generado Los Duelistas se dio cuenta de que «hay muchas ideas preconcebidas». Ha visto decenas de veces los fotograma sde una película que «cada vez me gusta más».

A pesar de su fascinación por el filme, Rodera «da cera» al realizador en un texto que rezuma humor y disgresiones sobre una joya cinematográfica premiada en el Festival de Cannes de 1977. Explica que Scott, pese a no tener un mundo interior como otros grandes del séptimo arte, «es muy buen narrador, tiene buen ojo para el cine, es muy pragmático y muy listo». En su opinión, incluso en las cintas ‘fallidas’ del autor de Thelma y Louise y Gladiator, «siempre hay algo que salvar en ellas». Scott, maestro de la publicidad en el Reino Unido, llevaba años acariciando la idea de saltar a la gran pantalla. Tras leer el relato magistral de Joseph Conrad El Duelo —o Los Duelistas en algunas traducciones al castellano—, una novela corta publicada por entregas en 1908, y convencer a la Paramount, rueda una película que revolucionaría el séptimo arte. Aquí ya se vislumbra el magistral uso de la luz que persigue toda la filmografía de Scott.