+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Drones para buscar el tesoro de Puente Castro

El Ayuntamiento de León destina 24.600 euros a prospecciones aéreas que determinen el valor arqueológico de Ad Legionem y el Castrum Iudeorum para poder salvarlos.

 

Detalle de restos de Ad Legionem que ‘interrumpen’ la construcción del vial entre Puente Castro y la Lastra. DL -

Una de las últimas excavaciones en el Castrum Iudeorum. JESÚS -

12/10/2018

verónica viñas | león

Llega el test definitivo. Tras excavar y tapar por tres veces la gran ciudad romana (o vicus) de Puente Castro, el Ayuntamiento de León empleará ahora la prospección aérea, georradares y moderna tecnología para la ‘prueba de la verdad’.

Una operación que costará 24.600 euros y cuyo fin es valorar la importancia de los restos de Ad Legionem, que quedarán ‘aplastados’ si se construye el vial para enlazar Puente Castro y la Lastra.

Los sondeos abarcarán no sólo las 20 hectáreas que supuestamente ocuparía la ciudad romana, sino también la iglesia de San Pedro y el vecino Castrum Iudeorum (Leione, según las fuentes hebreas), donde se alzó una importante aljama judía, destruida en el siglo XII.

Diego Díaz Alonso ha sido contratado (por 9.800 euros) para rastrear con georradar el castro judío, «con el fin de obtener información sobre estructuras enterradas que complementen las ya constatadas en las excavaciones y en la prospección magnética», según explicó ayer el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Fernando Salguero.

Durante años el profesor de la Universidad de León José Luis Avello dirigió campañas de excavación en este cerro, que habría sido un importante enclave judío hasta su eliminación en el año 1196. La aljama de Puente Castro es el único entramado urbano judío anterior al siglo XII de toda Europa. Avello defendía la tesis de que el Reino de León tuvo, durante no menos de cuatro siglos, doble capitalidad: la cristiana y la judía. La importancia de esta aljama permitió a León ingresar en la Red de Juderías de España.

La arqueóloga Esperanza Martín, que dirige también las excavaciones que se llevan a cabo en La Carisa, un gigantesco yacimiento romano en la montaña central leonesa, será la encargada de averiguar mediante el sistema láser Lidar (Light Detection and Ranging, es decir, detección por luz y distancia) «la potencialidad arqueológica» de Ad Legionem, la citada iglesia y el castro judío.

Espías desde el cielo

La arqueóloga leonesa recibirá 14.800 euros para ‘espiar’ con drones la colosal área arqueológica que es en realidad Puente Castro. Utilizará las mismas técnicas que está aplicando actualmente en el yacimiento de Lucus Asturum (Llanera), donde las primeras detecciones se llevaron a cabo desde el aire, usando una técnica pionera que permite hacer fotografías con infrarrojos que detectan huellas de estructuras con una precisión milimétrica. Imágenes que se completan con otras obtenidas por satélite.

El objetivo final es evaluar los yacimientos arqueológicos del entorno de Puente Castro, incluyendo en el cómputo tanto el espacio ocupado por el vicus de Ad Legionem como la iglesia de San Pedro y el cerro y las tierras colindantes al antiguo asentamiento prerromano y judío del Castrum Iudeorum, para analizar la potencialidad arqueológica de la zona y proyectar futuras actuaciones.

Las conclusiones de Esperanza Martín y Diego Díaz serán vitales para defender la conservación de los restos, que, pese a no tener una ciudad encima —como ocurre con los Principia o el Praetorium en el casco antiguo de León—, impiden conectar Puente Castro y la Lastra.

Las excavaciones sacaron a la luz una decena de gigantescas construcciones, así como algunas calles, pero hay un gran territorio aún ‘inexplorado’.

El arqueólogo Víctor Bejega, que participó activamente en la excavación de los restos de la población romana o vicus de Ad Legionem VII Gemina, defendió en su momento que no sería difícil «musealizarla» de forma que el ciudadano pudiera caminar entre sus calles. Se trata de una cannaba vinculada a un campamento romano única en España y muy rara en Europa, donde además se constituyó de forma insólita una de las sedes episcopales más antiguas de la Península, tal y como prueba una carta dirigida a ella por San Cipriano, obispo de Cartago en el siglo III.

Dictamen contradictorio

En la defensa de Ad Legionem no ha ayudado precisamente la Comisión Territorial de Patrimonio. El dictamen que emitió en octubre de 2012 fue una pirueta semántica: exigía la conservación de la ciudad romana y su enterramiento; es decir, sin que los restos fueron visibles ni visitables. Sin embargo, dos meses más tarde, aprobaba el proyecto de conexión entre la Lastra y Puente Castro presentado por el Ayuntamiento de León, que atraviesa el yacimiento arqueológico en una franja de 167 metros.

En las mismas fechas, la entonces consejera de Cultura Alicia García anunciaba su intención de declarar Bien de Interés Cultural (BIC) Ad Legionem, para que los restos romanos tuvieron mejor «protección jurídica».

La concejala de Ciudadanos (Cs) Gemma Villarroel, se apresuró ayer a atribuirse la nueva ‘aventura arqueológica’ del Ayuntamiento en Puente Castro. Afirmó que la intervención ha sido posible gracias a una enmienda presupuestaria presentada por su grupo. «León tiene un gran potencial en cuanto a turismo romano y queremos proteger nuestro patrimonio a la vez que somos conscientes de que hay que dar una salida definitiva a la finalización de la avenida de la Lastra con la LE-30», dijo en una nota contemporizadora.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla