+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El concejo opta a Patrimonio Mundial

El documental ‘La voz del concejo’, de Bambara Zinema y la Asociación Facendera, con financiación de la Fundación Cerezales, es el primer paso para incluir en la lista de la Unesco el sistema asambleario leonés .

 

Las fiestas de San Froilán, con los pendones, aparecerán en el documental ‘La voz del concejo’. - dl

verónica viñas | león
13/04/2013

El concejo abierto, un sistema asambleario único y genuinamente leonés, opta a ser Patrimonio de la Humanidad. La Fundación Cerezales y la Unesco —organismo de quien depende la declaración de Patrimonio Inmaterial— avalan el documental La voz del concejo. El filme, que produce Bambara Zinema comenzó a rodarse en octubre, coincidiendo con San Froilán, para incluir imágenes de esta fiesta, y previsiblemente se estrenará en otoño en la Fundación Cerezales. Después, intentarán que se proyecte en festivales y televisiones.

Isabel Medarde codirectora del largometraje junto a la historiadora Teresa García Montes, de la Asociación Faceira, pretenden mostrar los «pros y los contras» de una democracia asamblearia que se remonta al siglo X. El documental explicará cómo funciona el concejo abierto y recogerá testimonios de historiadores, juristas, políticos y personas del ámbito rural donde sigue vigente. «Queremos que tenga muchos enfoques», explicó Medarde a este periódico.

Según la legislación vigente, el concejo abierto está reservado a los municipios menores de cien habitantes y a aquellos que tradicionalmente hayan funcionado así. En León tiene once siglos de tradición. Es un sistema de democracia directa único, que podría desaparecer si el Gobierno sigue adelante en su empeño de suprimir las juntas vecinales.

Academia de cortesía

Tradicionalmente los vecinos se reunían en concejo abierto los domingos, en el atrio de la iglesia, y su asistencia era obligatoria, con multa para el que no acudiera. Durante siglos, los habitantes de pequeñas localidades leonesas han resuelto por votación, en lo que algunos especialistas han denominado como «una academia de cortesía», todos sus conflictos, así como los problemas económicos, la preservación de los montes y, en siglos pasados, hasta la defensa armada de los vecinos. Tal y como ha recogido el investigador Matías Díez Alonso, en los concejos se trataba «la batida de lobos, la facendera o huebra, la refacción de puentes, caminos, presas y retenes, la espalada de la nieve, la corta de la leña de rozo, los acotados de pastos, la construcción del chozo merinero, las veceras, los repartos de tierras comunales, se nombraban campaneros, peritos, guardas, adquisición de sementales...». Como anécdotas, un concejo trató de suprimir el mes de marzo y pasar de febrerillo el loco a abril hueveril; y en otro concejo leonés se acordó apalear al mozo forastero porque tuvo la bravuconería de decir que iba a sacar preñadas a todas las mozas del pueblo.

El concejo abierto se asienta sobre tres pilares: la convivencia como bien supremo y determinante; la libertad, como régimen casi democrático de autogobierno; y el colectivismo en lo laboral y lo económico.

La Fundación Cerezales Antonino y Cinia, que tiene entre sus objetivos el desarrollo y puesta en valor del territorio rural, firmaba ayer un convenio de colaboración con la Confederación Española de Centros y Clubes Unesco, la Asociación Cultural Faceira y Bambara Zinema para realizar el documental La voz del concejo y solicitar el reconocimiento de los concejos como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La Confederación Española de Centros y Clubes Unesco, mediante este acuerdo, presta su respaldo a la solicitud de reconocimiento de los concejos como patrimonio inmaterial ante la Comisión de la Unesco en París.

La voz del concejo se centrará en la vertiente cultural de las juntas vecinales de España, prestando especial atención a las de la provincia de León, que constituyen un tercio de todas las entidades locales menores del Estado.

La difusión del documental se realizará bajo una licencia Creative Commons, un tipo de licencia libre que cumplirá de forma más eficaz el objetivo de la asociación y la productora, ya que permite que pueda descargarse y proyectarse libremente para fines didácticos o de concienciación por cualquier persona que lo desee.

El convenio suscrito ayer queda abierto a la participación de otras instituciones. Una de las primeras en mostrar su apoyo y deseo de colaborar es el Grupo de Acción Local Montaña de Riaño.

Noticias relacionadas