+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

| Reportaje | La musa era de León |

El Passo Honroso de Don Quijote

Un poeta modernista aseguró que Miguel de Cervantes se habría inspirado en la vida de don Suero de Quiñones para crear al hidalgo

 

Torneo de las justas medievales en Hospital de Órbigo -

Cristina Fanjul - león
Cristina Fanjul 29/01/2005

La celebración este año del IV centenario del Quijote ha sacado a la luz numerosas revelaciones acerca de la época, la obra y los personajes relacionados con ella. Cabe así destacar la teoría según la cual bajo el nombre del licenciado Alonso Fernández de Avellaneda -título que se dió para la publicación de una segunda parte apócrifa de El Quijote , y obra que incentivó a Cervantes para concluir él su propia obra con una continuación-, podrían estar Jerónimo de Pasamonte y Baltasar Navarrete. La figura del hidalgo y de su creador han generado cientos de análisis que buscan el origen de este personaje y el enfoque real que el Manco perseguía. Entre todos ellos, cabe destacar el libro de uno de los mayores estudiosos del personaje: Daniel Eisenberg. En su libro La interpretación cervantista del Quijote , el autor destaca que Cervantes tenía predilección por Bernardo del Carpio, al que califca con el título de arquetipo de héroe. En la dedicatoria de su último libro publicado, Miguel de Cervantes dice que escribe el famoso Bernardo , y de las dos últimas obras sólo «quedan en el alma ciertas reliquias y assomos». En 1967 se publica en México un libro titulado Don Suero de Quiñones, de cómo encontró Cervantes la figura de Don Quijote . Su autor, el poeta modernista Alfonso Camín, sostiene en este librillo la teoría de que la inspiración con que Cervantes animó la figura de Alonso Quijano le surgió a partir de la historia del héroe de Paso Honroso. No se trata de un librillo anécdota: «Queremos probar y probaremos que siglo y medio antes de que el insigne alcalaíno escribiese su primera y su segunda parte de Don Quijote de la Mancha , vivieron su vida mortal, no solamente el Hidalgo y su Dama, sino otros personajes de la gran obra española». Para Camín, existió don Quijote, y lo hizo en la figura de don Suero de Quiñones. El poeta explica que este noble se batió contra los moros en Higueruela y Sierra-Elvira, en cuyos combates toma también buena parte un Gutierre de Quijada, gallego tozudo y forzudo, hijo del Merino Mayor de Villagarcía de Arosa. Que Cervantes conocía la historia del Passo Honroso queda probada en uno de los capítulos del Quijote, en el que éste explica que desciende del citado Gutierre de Quijada. En el mismo, se refiere a don Suero: «... digan que fueron burla las justas de Suero de Quiñones, del Paso...». Dulcinea Pero para el modernista no terminan ahí las semejanzas entre la historia del caballero leonés y el manchego. Recuerda que don Suero comienza la suerte de las armas con el recuerdo siempre presente de un amor imposible: doña Isabel de Tovar. La homonimia entre el nombre de la musa de don Suero y Dulcinea del Toboso es claro para Alfonso Camín. Cuenta el escritor asturiano cómo Don Álvaro de Luna fue el único caballero que apostó por don Suero en su «descabellada» idea de batirse con todos los caballeros de la época. «Digan que fueron burlas las Justas de Suero de Quiñones del Passo» «En un lugar de las Montañas de León tuvo principio mi linaje» «DON QUIJOTE»






Buscar tiempo en otra localidad