+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La espiral de los sueños

La artista leonesa Virginia Calvo expone «Mirhadas», una instalación de objetos móviles en la que resume su particular visión de los símbolos de la naturaleza y los seres vivos

 

Marcelino Cuevas - león
Marcelino Cuevas 30/07/2008

De una de las esquinas del patio de la sede del Colegio Oficial de Arquitectos cuelgan los sueños más blancos y transparentes de la artista leonesa Virginia Calvo. Emulando a Alexander Calder ha creado una espléndida instalación basada en una colección de objetos móviles que resumen muy bien las características más notables de su obra. Plásticos blancos y transparentes cobran forma y movimiento sobre la superficie gris de una tela transparente. Y son eso la representación material de las figuras que Virginia Calvo sueña, las formas en las que ella resume su visión de la naturaleza y que en este caso ha bautizado con el nombre de Mirhadas. Calvo cuenta en una deliciosa historia como le llegaron algunas de estas misteriosas formas: «Recuerdo -dice- una tarde de verano en mi niñez, mientras todos dormían la siesta y la luz se peleaba entre las rendijas de persiana para llegar hasta mi almohada y distraer mi sueño, mostrándome en la lejanía, como alguien hacía girar la rueda de una máquina de la que salía un sinfín de personajes y formas transparentes, como de cristal, que bailaban suspendidos en el espacio de la habitación y desfilaban ante mis ojos incrédulos por aquel espectáculo itinerante y maravilloso¿ Al volver a mirar, después de haber pestañeado, todo había desaparecido». Los poemas visuales que Virginia Calvo presenta en esta exposición han evolucionado, pero son la consecuencia de sus viejas exposiciones en Tráfico de Arte (permítanme aquí un recuerdo para Carlos de la Varga, impulsor incansable de las nuevas tendencias artísticas, y al que pronto esperamos ver de nuevo en plena actividad) decíamos que sus flores, sus árboles, sus extraños seres hechos de telas y collages, sus poemas visuales, vienen ya de muy lejos, aunque siempre sean capaces de sorprendernos. La naturaleza de lo femenino « Mirhadas es mi forma de materializar un recuerdo. También es un juego de palabras: miradas y mirar hadas, hay que aprender a verlas. Además, en este trabajo, como en tantos otros anteriores, están muy presentes las formas de la naturaleza, asociadas casi siempre con lo femenino: formas redondeadas, líneas curvas, hojas, flores¿ flores como hadas, inventadas y genéticas, utilizadas más bien como símbolo de la fugacidad de la vida y, a la vez, como metáfora del ciclo de la naturaleza y los seres vivos», explica la artista. El delicado equilibro de las mágicas figuras de Virginia Calvo esta originado en la línea espiral, que es una constante en su trabajo. «La espiral -comenta- es una especie de camino hacia el interior, las vivencias, lo emocional y los sueños. También tiene mucha relación con todo lo femenino, con el vientre materno, el paso entre la consciencia y la inconsciencia, todo lo que tiene que ver con el mundo subjetivo, la memoria, la fantasía¿ creando formas abiertas y dinámicas que siempre pueden completarse con la mirada».

Buscar tiempo en otra localidad