+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Escritor

«Este libro ha sido una terapia para volver a creer en mí»

«Mi vida, a tu nombre», la nueva obra de la colección «Los libros de Camparredonda», es un alegato en defensa del amor verdadero con el que este autor ha querido hacer un «pequeño homenaje a León»

 

José Ignacio García habla ilusionado de su primera novela -

Marta Cuervo - león
Marta Cuervo 19/07/2006

José Ignacio García confiesa tener el corazón partido entre Valladolid y León. Acaba de publicar su primera novela bajo la colección Los libros de Camparredonda que dirige Gregorio Fernández Castañón, pero, además de ser un perfecto transmisor de sentimientos, lleva a su espalda un largo bagaje como escritor, articulista y columnista, y ha ganado importantes premios como el Memorial Luis Pastrana. -¿Por qué este título? -Se trata de una novela dividida en dos partes donde cada capítulo tiene un título particular pero dentro de una estructura uniforme. Otros autores optan por numerarlos, yo preferí darles a cada uno de ellos un título. El protagonista de Mi vida, a tu nombre literalmente, pone su vida a nombre de otra persona. -Fantasía, acción, amor.... -Todos los relatos tienen fantasía y también acción, porque si no resultarían aburridos. En mi novela lanzo además un alegato en defensa del amor verdadero. Soy una persona que le da mucha importancia a la palabra, a esa palabra que sella el compromiso de una pareja, tanto a las que se escriben como a las palabras empeñadas por las personas. Creo que en nuestros tiempos se ha dejado de dar importancia a valores como la fidelidad y el compromiso, vivimos una renuncia a estos asuntos tan trascendentales. -Cada capítulo comienza con un pequeño fragmento de obras de destacados autores, ¿qué criterio de selección utiliza? -Ninguno, simplemente lo pongo porque me gusta. Soy un lector ávido y tengo una especie de archivo en el que guardo fracciones que me llaman la atención y en ocasiones encajan con lo que estoy escribiendo. Otras veces son adornos. -¿Su novela va dirigida hacia todas las edades? -Dos rombos no tiene (risas), la puede leer todo el mundo. Tiene un estilo cuidado y es fácil de comprender. -¿Se basan sus novelas, de alguna manera, en historias o personajes reales? -La experiencia me ha enseñado que las historias más fantásticas, escritas con hechos que yo imaginé, pueden parecer reales y viceversa. En el arranque de mi novela existen elementos reales, pero no es una novela autobiográfica. -¿Localiza sus escritos en un lugar en concreto? -Si tuviera que ponerle un sello propio a mi última novela sería de León. Con ella he querido hacer un pequeño y humilde homenaje a León, a mis amigos y a los años que viví en esta ciudad. Pero mi trabajo acaba en el último punto de la novela. La labor de interpretar las escenas con ilustraciones y fotografías es mérito del editor, Gregorio Fernández Castañón. -¿Existe alguna diferenciación entre la primera y la segunda parte de «Mi vida, a tu nombre»? -La primera parte se desarrolla en un escenario rural. La segunda tiene lugar en una ciudad, que perfectamente podría ser León. El desenlace es inesperado y sorprendente; me caracterizan ese tipo de finales que producen intriga en los lectores. -¿Cuál de sus relatos cortos es el que recuerda con más cariño? -Escribir y publicar un libro es como tener un hijo, los quieres a todos por el momento en el que surgieron. Ahora tengo un cariño especial al último, es el más reciente y quiero ayudarle a crecer. También es importante por el momento personal dificil que yo estaba pasando. Escribir la novela fue una terapia para volver a creer en mí. Tengo que agradecer el apoyo y la confianza que el editor y mi musa, una gran mujer, depositaron siempre en mí.



Buscar tiempo en otra localidad