+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El artista burgalés realizó una treintena de grabados para la obra maestra de Cervantes

Everest publica una edición del Quijote ilustrada por Vela Zanetti

La editorial leonesa lanzó una primera edición del libro en 1967, que llevaba años sin reeditarse

 

Detalle de la ilustración que sobre Sancho Panza realizó Vela Zanetti para Everest en 1967 -

Verónica Viñas - león
Verónica Viñas 20/03/2005

Publicar una edición de El Quijote realmente original, en el año en el que se conmemora el cuarto centenario del texto de Cervantes, y cuando no queda una sola editorial que no haya lanzado su particular versión, parecía una misión imposible. Everest jugaba con ventaja. Fue sólo cuestión de «desempolvar» una edición lanzada 38 años antes e ilustrada por Vela Zanetti. Aquella pequeña joya, que veía la luz en 1967, se agotó rápidamente y tardaría varios años en volver a las librerías. El talento que demostró el pintor burgalés para captar la esencia de los personajes cervantinos causó gran impacto en la época, como prueban las abundantes críticas y comentarios -algunos recogidos en esta página-, por algunas de las mejores plumas de la época, como es el caso de Victoriano Crémer o Antonio González de Lama. El libro que ahora reedita Everest, en edición no resumida, contiene los treinta grabados del pintor nacido en Burgos, pero «leonés por raza, educación y primeras vivencias», como explica Juan Antonio Gaya Nuño, quien en las primeras páginas analiza la interpretación que el pintor hace del hidalgo y de su fiel escudero. «Realismo y libertad plástica separan a estas obras de esa condición subalterna -tan desgraciadamente abundante- que reduce la pintura a simple comentario gráfico de la anécdota libresca». Así justifican los editores no sólo la oportuna recuperación de este texto, sino la grandeza de las obras creadas por Vela. Luis Casasnovas Marqués vuelve a colaborar con la editorial leonesa e incluye una certera serie de anotaciones y análisis que explican el contexto histórico y lingüístico de la época en la que fue concebido el ingenioso hidalgo. La Fundación Vela Zanetti ha conseguido localizar hasta el momento quince de la treintena de obras que fueron utilizadas para ilustrar el libro. Según el secretario de la Fundación Vela Zanetti, Eduardo Aguirre, la editorial tuvo el acierto y la intuición de encargarle este proyecto al artista, que había regresado en 1960 del exilio, pero que no haría su primera exposición hasta 1963. A lo largo de los años, se han ido haciendo distintas ediciones, con cambios sustanciales en el diseño de la portada, pero «es en esta ocasión cuando el acierto ha sido mayor, además de ser en la que más se destaca la aportación de Vela Zanetti». El pintor tardó un año aproximadamente en culminar su «serie» sobre El Quijote . Los originales recuperados por la fundación que lleva su nombre conformarán una exposición que podrá verse en León en el mes de abril, en el marco de la Feria del Libro. Las dimensiones de los originales (0,60 por 0,45) contrastan con la «monumentalidad» de uno de los mejores muralistas españoles. Sin embargo, tal y como reconoce Gaya, «conservan su grandiosidad conceptiva». El escritor se pregunta si cabe denominar a estas obras cuadros solamente o, quizá, mural. «Era necesaria la potencia de un gran pintor, poer de ser posible, que concibiera a don Quijote y su aventura con rasgos y eficacias plásticas fijables en un gran mural».

Buscar tiempo en otra localidad