+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

| Entrevista | Pedro Mañas Romero |ESCRITOR

«Fui payaso para pagar el alquiler»

 

El escritor madrileño Pedro Mañas Romero - DL

Verónica ViñasVerónica Viñas 28/11/2008

león

Acaba de terminar la carrera de Filología Inglesa. Ha sido payaso y trabaja a tiempo parcial como administrativo. Confiesa que fue un niño «raro», porque sacaba buenas notas. Esa experiencia, precisamente, dio lugar a la trama de

, que le ha valido el Premio Leer es Vivir, en la categoría de literatura infantil, que concede el Grupo Everest.

-”Ha escrito dos libros y ha ganado dos premios, lo suyo es un carrerón...

-”Sí, he tenido suerte; aunque no sé si llamarlo suerte...

-”¿Puede explicar qué significan las siglas O.T.R.O.S. sin desvelar la trama del libro?

-”Significa Organización de Tipos Raros, Originales, Solitarios, Superpoderosos o Sorprendentes -”la «S» engloba varios conceptos-”. Se trata de un grupo de niños que, por alguna circunstancia, han estado excluidos en clase.

-”¿El libro lo tenía en el cajón o lo escribió para el premio?

-”Lo escribí este verano expresamente para este certamen.

-”¿Qué tiene el premio Leer es Vivir que le atrajera tanto?

-”Estoy volcado en la literatura infantil y el premio Everest es uno de los grandes en este ámbito y uno de los más prestigiosos. Además, las bases se ajustaban al formato que quería hacer.

-”¿Tiene algo que ver con José Ángel Mañas o con Achero Mañas?

-”No, desgraciadamente, no.

-”¿Cuál es la clave al escribir para niños?

-”La ventaja es que si las posibilidades para los adultos son infinitas, para los niños son superinfinitas. Puedes jugar con cualquier mundo. Tienen la mente más abierta. Puedes dirigirte directamente a los niños, cosa que en la literatura de adultos es menos frecuente.

-”¿Qué contacto tiene con niños pequeños?

-”No tengo hermanos pequeños ni hijos ni sobrinos. No tengo contacto con niños pequeños. Bueno, he sido payaso para pagar el alquiler; eso es todo.

-”El premio Everest en la categoría juvenil quedó desierto, ¿se hace mejor literatura infantil?

-”No lo creo. Lo que ocurre es que hay un exceso de producto y, realmente, se pueden rescatar pocas cosas. Se escribe mucha literatura que pasa sin pena ni gloria.

-”¿Cree que cualquiera puede escribir?

-”No. Creo que desde la infancia existe un talento, como a otros se les da bien actuar. Sin embargo, a veces queremos dedicarnos a una profesión para la que no valemos.

-”¿Tiene pensado dedicarse a la literatura?

-”Me encantaría. Si el primer premio que gané me abrió la puerta, éste me allana el camino. Aunque es una cuestión que hay que plantearse a largo plazo.

-”¿A qué se dedica ahora?

-”Acabé la carrera en septiembre. Trabajo de administrativo a tiempo parcial, pero no es mi vocación. Digamos que no me he sacudido todavía el polvo de estudiante.

-”¿Qué libros le marcaron de niño?

-”Los de José Luis Olaizola, los de Roald Dahl o los de Mira Lobe.

-”¿Y su título favorito?

1397058884

; y, el más especial, uno Olaizola que quizá esté algo olvidado,

-”Los protagonistas de su libro son niños «raros». ¿Fue usted un niño raro?

-”Era un empollón y, aunque no tuve problemas, sí que sacar buenas notas no es popular. Escribí el libro porque el protagonista es un niño con un ojo vago al que le ponen un parche, que es como un estigma. A mí me descubrieron lo mismo, pero no llevé parche. Empecé a pensar qué me habría pasado de tener que usarlo y luego todo vino rodado...

-”¿Es más exigente el lector infantil?

-”Es difícil saberlo. Es difícil saber a priori qué le va a gustar, porque lo cierto es que con la edad se pierde perspectiva.