+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LO MÁS DESTACADO

Gran fiesta leonesa en el Auditorio

Lugar: Auditorio Ciudad de León. Hora: mañana sábado a las 20.00. Entradas: 2 euros.

 

Parte de los integrantes del grupo de folk Son del Cordel, en concreto sus cantantes y pandereteras. - norberto

e. gancedo | león
25/01/2013

La impecable trayectoria en el campo de la música tradicional leonesa del grupo Son del Cordel se ha visto no sólo refrendada sino también superada gracias a su último disco, Cantos rodados, que mañana los integrantes de esta veterana formación presentan en el Auditorio capitalino, en el transcurso de un gran espectáculo donde no sólo habrá música sino también bailes en directo, audiovisuales... y alguna que otra sorpresa.

En este nuevo álbum, que hace el trabajo número doce en la fecunda carrera de un colectivo que comenzara como grupo de música y baile ‘Parva y Sosiega’ —y es el primero con material inédito en siete años, en 2007 lanzaron su monumental disco de informantes Las fuentes de la música tradicional en León—, Son del Cordel vuelve a recorrer las diferentes comarcas de la provincia hilvanando temas, ritmos y melodías. «Hemos querido hacer algo diferente, algo que tuviera casi tanto de libro como de disco, con relatos que apoyan cada canción, y que tienen parte de imaginación y parte de cosas que nos contaron», explicaba Manuel de San Mateo. Y en verdad han sido muchas, muchas las cosas que les han contado a lo largo de estos casi treinta años. «Las canciones tradicionales son como esas piedras de río que van rodando y se van puliendo, tomando adherencias de aquí y de allá, a medida que son arrastradas de un lugar a otro», reflexionaba de San Mateo, quien también asegura que él y su grupo fueron testigos de un mundo cultural «que ya no existe» pero que al menos ha quedado reflejado en su música, en temas como El baile mudao, Os Castañeiros o La jota de los Cirolines. «Las canciones ruedan de generacion en generacion, y de una comarca a otra, son fruto de las aportaciones de mucha gente, detrás que cada tema hay vidas enteras», dijo. Además, y por otro lado, el álbum se acompaña de grabados muy sugestivos, como uno muy poco conocido de la Plaza del Grano, de 1867.