+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«He querido contar esa historia que se pierde si no queda escrita»

La publicación del libro ‘León insólito’ recoge cientos de anécdotas de la capital.

 

Ana Villanueva, Javier Tomé, Susana Vergara y Pepe Muñiz, ante el público que acudió a la presentación del libro. - bruno moreno

n. g. sabugal | león
05/04/2013

Un ‘burródromo’ ante el convento de las Concepcionistas, el fantasma de Ordoño II dando un paseo nocturno por la Catedral y un urinario público de singulares formas orientales conocido como la mezquita ‘Ben-i-Mea’. Son sólo tres de las historias que se cuentan en León insólito, un libro firmado por Javier Tomé, Pepe Muñiz y Ana Villanueva y que ayer se presentó en el Club de Prensa de DIARIO DE LEÓN, presentado por Susana Vergara, redactora jefe de este diario.

«Este libro surgió en el Diario de León, rastreando su hemeroteca. Me pareció que tantas historias de tanta gente no se podían perder. Y aquí están», explicó Tomé ante el numeroso público. Durante esa investigación, Tomé descubrió incluso anécdotas de su propia familia. «Venía en una noticia. Mi bisabuelo había sido arrestado cuando tenía ocho años por insultar a unas monjas en la calle». También historias como las de las bodas de pulgas que se celebraban en la Plaza Mayor para entretener a los leoneses o la leyenda del gallo de la Torre de San Isidoro que cantaba para avisar de la llegada de tropas moras con intenciones de atacar la ciudad.

León y sus misterios dan para tanto que incluso este León insólito tiene ya una ruta propia a través de la que se pueden recorrer todos los lugares donde ocurrieron estas extraordinarias historias.

«La historia se escribe de muchas maneras, pero tal vez la más veraz es la de la letra pequeña, la que corre de boca en boca, la que se encuentra en una línea perdida en un rincón del periódico», afirmó Vergara.

Durante la presentación, Pepe Muñiz rememoró ese León viejo que casi ha desaparecido y apenas vive ya en la memoria de la gente, como lo que ocurrió con el estreno de Gilda, que el obispo había recomendado no ver. Entonces uno de los voceros del Diario de León gritó en la Calle Ancha: «¡El obispo tras de Gilda!», lo que hizo que lo mandaran una semana a las ‘perreras’, «donde metían a la gente de mal vivir».

También recordó al Tío Negro, el pobre más famoso de León, al que una vez al año cogían los policías y lo llevaban al río para que se lavara, «le cambiaban los harapos y lo dejaban en la calle otra vez a pedir».

Otros personajes leoneses inolvidables que también están en el libro son La Peñina, la primera mujer taxista que hubo en España o Leonor de Guzmán. «He querido contar esa historia que nunca entra en un libro y que se pierde para siempre si no queda escrita», concluyó Tomé.