+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El ingeniero Marcos Fajardo gana el Oscar técnico

 

24/01/2017

o. belategui | bilbao

Marcos Fajardo lleva escrita en su tarjeta de visita una ecuación, la misma que preside en mitad de una pared las oficinas de su empresa, Solid Angle. Es la clave del software de renderizado que ha llevado a este ingeniero malagueño a estar presente en la mayoría de producciones que utilizan efectos digitales o dibujos animados. La Academia de Hollywood reconocerá su genio el 11 de febrero con el Premio Científico y de Ingeniería, que se entregará en el hotel Beverly Wilshire, en Beverly Hills.

Es la primera vez que un español gana un Oscar técnico. Sin ir más lejos, siete de los diez seleccionados en 2014 al Oscar de efectos especiales usaban Arnold, el nombre del programa patentado por Solid Angle. Renderizar consiste en crear, mediante una representación matemática, una imagen fotorrealista en dos dimensiones de un objeto vivo o inanimado en 3D. Fajardo comenzó a trabajar en su criatura en 1997, mientras estudiaba Ciencias de la Computación en la Universidad de Málaga. Se obsesionó con el cálculo de los rebotes de luz en entornos virtuales. Su objetivo: desarrollar una herramienta que permitiera a los estudios crear animaciones más realistas.

La luz de U2

Antes de terminar la carrera, Marcos Fajardo ya trabajaba diseñando escenarios virtuales para la iluminación de estrellas como U2 y Cher. El estreno de Toy Story le hizo ver que la animación digital sería clave en el futuro. Fue perfeccionado el código de Arnold, alquilándolo al mejor postor pero manteniendo la propiedad del software.

El nombre de Arnold viene de su uso en El fin de los días, la cinta que protagonizó Arnold Schwarzenegger. Gravity, Iron Man 3, Star Wars o Spider-Man han requerido los servicios de Solid Angle, que hoy cuenta con oficinas en Madrid y Londres, ingenieros en cuatro continentes y clientes en más de 50 países. «Nos premian por crear efectos especiales realistas y hacerlo más rápido que la competencia», explica Fajardo. «Es una alegría, sobre todo por el reconocimiento en un sector, el de la tecnología, que queda muy oculto cuando se habla de las películas».