+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LEÓN ■ HISTORIA DE LA ECONOMÍA

«Jamás lograrán una lana superior a la de León...»

Rodríguez Pascual prologa el facsímil de ‘Instrucción para pastores’, mítico libro del siglo XVIII. Mañana lo presenta

 

Manuel Rodríguez Pascual, doctor en Veterinaria e investigador. MARCIANO PÉREZ -

E. GANCEDO | LEÓN
30/01/2018

Manuel Rodríguez Pascual podría estar días enteros hablando de la trashumancia ibérica, tal es la pasión y el conocimiento que tiene este veterinario e investigador leonés sobre un cúmulo de saberes, historias y tradiciones único en el mundo, aunque, por desgracia, inexplicablemente olvidado y maltratado en nuestros días. Un «patrimonio adaptativo de ocho siglos de antigüedad», como recuerda, que llega hasta nuestros días y que es comparable a otras épicas como la aventura hispana a través de los mares o la conquista del Oeste norteamerciano.

Mañana, el autor de la mayor trilogía hasta ahora publicada sobre el discurrir de los rebaños de Norte a Sur —en general— y sobre la trashumancia leonesa —en particular— presenta la reedición facsimilar de un libro detrás del cual llevaba Rodríguez Pascual «más de diez años». Se trata de Instrucción para pastores y ganaderos, escrito por el célebre médico y naturalista francés Louis Jean-Marie D’Aubenton y traducido al castellano, considerablemente aumentado y adaptado a la realidad española por Francisco González, maestro de la Real Escuela de Veterinaria de Madrid; se publicó en nuestro país en 1798. La presentación tendrá lugar mañana a las 18.30 horas en el paraninfo Gordón Ordás del edificio El Albéitar, organizada por la Academia de Ciencias Veterinarias de Castilla y León.



Dos grabados presentes en la obra.

"El libro es todo un clásico. Yo lo conocía y lo tenía en fotocopias pero, a pesar de llevar diez años detrás de él nunca había podido hacerme con uno. Hasta que un día me enteré de que un vasco había comprado, por Internet, un original de la obra. Me puse en contacto con él, hablamos, vio los libros que yo había escrito, mi trayectoria, y me dijo: ‘Te lo cedo al mismo precio, usted le dará mucho mejor uso que yo’», cuenta. A continuación, Rodríguez Pascual pidió una ayuda al Ministerio de Agricultura para su edición, algo que consiguió en 2016. Después de un intenso trabajo de limpieza, escaneo, maquetación y estudio —el leonés escribió también el prólogo—, el facsímil es ya una interesante realidad.

Daubenton fue un gran naturalista, profesor de historia natural en el Museo de París, introductor de la oveja merina en Francia —aunque ya antes habían salido ganados de España «de forma ilegal», apunta Pascual— y colaborador del célebre conde de Buffon. En nuestro país, el ministro de Carlos IV, Godoy, («hombre vilipendiado en algunos aspectos, pero de valiosas iniciativas ilustradas, como la creación de la primera Escuela de Veterinaria en 1793», apunta el autor del prólogo), convencido del bajo nivel de los ganaderos y pastores españoles, ordena al albéitar del ejército Francisco González la traducción del libro de Daubenton. Eso sí, «como las condiciones de Francia no eran las de España, le encarga también la adaptación de la obra a la realidad española», aclara Rodríguez Pascual: así, le envía durante un mes a la zona de El Espinar (Segovia), donde se concentraba un número ingente de cabezas de ganado en sus viajes entre la montaña de León, entre otros lugares, y Extremadura y La Mancha, para aprender de mayorales, esquiladores y otras gentes expertas en el manejo del ganado.

La labor de González fue excepcional. «Las adicciones que escribió aumentaron el libro de Daubenton en un 60%, y algunos capítulos los enriquece de modo considerable. Por ejemplo, el relativo al esquileo cuenta originalmente con 13 páginas, pero González las convierte en 46. «Respeta el formato original de preguntas y respuestas, al modo de los catecismos, pero logrando condensar, a la vez, el inmenso patrimonio pastoril hispánico», dice el doctor en Veterinaria recordando que lo leonés, como cabría esperar, no está en absoluto ausente de estas páginas. Por ejemplo, puede leerse en él lo siqguiente: «Y aunque los ganaderos trashumantes de Soria, Cuenca y otras partes quieren hacer sus lanas iguales a las leonesas, jamás dejarán de ser éstas superiores a aquellas en peso y finura». Pero mañana, en El Albéitar, Manuel Rodríguez Pascual se referirá a otros detalles de la vida de Francisco González, como que lo acusaron de afrancesado y tuvo que huir de España. A otros se les permitió regresar a sus puestos. A él, nunca.