+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Para mí los hechos no son reales hasta que no los reflejo en el cuadro»

«La pintura es el cordón umbilical que me une a cuanto me rodea»

Vázquez Mourelo expone en su «Estabulario» en la sala de Caja España en Santa Nonia

 

Una de las obras de Mourelo presentes en la exposición -

Una de las obras de Mourelo presentes en la exposición -

Marcelino Cuevas - león
Marcelino Cuevas 13/01/2007

Con la vitola de Pintor Berciano del Año llega a la renovada sala de Caja España en el edificio de Santa Nonia Fernando Vázquez Mourelo, uno más de los artistas de Cacabelos, tierra de afortunados visionarios. La obra que presenta Mourelo en la renovada sala impresiona, se trata de un impactante monumento a los sentimientos expresados a través de arte, y decimos arte porque el artista berciano ha conseguido que su trabajo salga del estricto plano del lienzo para coquetear con la escultura y la instalación. Son los suyos cuadros de grandes dimensiones en los que caben las más diversas técnicas y muy diferentes materiales que, en feliz hermanamiento, conviven con objetos cotidianos, con objetos en los que ha quedado la huella del artista, como sillas o espejos. Sigue Mourelo una línea coherente en sus cuadros, camina en busca de nuevas perspectivas, pero teniendo siempre como referencia la pintura de verdad. «La obra de la exposición que he llamado Estabulario abarca un periodo de casi ocho años, pero la mayoría de los cuadros se exponen por primera vez, y todos ellos se estrenan en León. Mis cuadros han cambiado en el mismo sentido que he cambiado yo -dice-, me he convertido en una persona más madura que asume más riesgos, quizá por la experiencia que he ido acumulando. Eso implica que sea capaz de meterme en nuevas aventuras con formatos más grandes y explorando nuevas vías». Nueva muestra en León Estabulario anuncia otra exposición que pronto tendrá lugar en una galería leonesa y en la que «aún mostraré obra más actual -asegura-, en la que prácticamente han desaparecido los materiales pictóricos para trabajar con collages. La pintura no se pierde, porque de alguna manera está implícita en la incorporación de técnicas nuevas, procesos y recursos diferentes. Ese es el sentido de mi caminar artístico, el de abrir continuamente nuevas posibilidades a mi manera de pintar». Mourelo piensa que en su vida los hechos, los acontecimientos vitales, no son realidad hasta que no aparecen reflejados en sus cuadros. «La pintura es mi vida, lo es desde el momento en que tuve seguro que quería ser pintor -asegura-. Yo no me entiendo haciendo otra cosa, es mi manera de ubicarme en el mundo, es mi forma de dialogar con lo que me rodea. Con ella asumo mis problemas, exorcizo mis historias¿ La pintura es como un campo de reflexión, a mí me sirve para pensar, para meditar, para mantenerme sano y con el juicio en su sitio. Lo que para otra gente se convierte en rezo, para mí se transmuta en pintura. Es mi cordón umbilical, lo que me une a la vida que me rodea». El pintor berciano no quiere que se le relacione con ningún estilo concreto: «Prefiero que se me incluya simplemente entre los artitas valientes -afirma-, implicados con su trabajo, comprometidos con su tiempo¿ y, sobre todo, que se me recuerde como alguien que ama la libertad, lo que supone que yo tengo todo el derecho a caminar en cualquier dirección. Por eso me muevo entre la figuración, la abstracción¿ y cualquier recurso o cualquier técnica con la que me encuentre». Aunque afincado en Salamanca, Mourelo sigue sintiéndose profundamente berciano. «Es curioso, tengo 42 años y, a medida que pasa el tiempo, me acuerdo más de los escenarios en los que transcurrió mi niñez. A medida que nos hacemos mayores nos acordamos más de cuando éramos niños. Puede parecer mentira, pero el fondo utópico que tiene mi trabajo, incluso la propia utopía de seguir pintando en los tiempos que corren, tiene mucho que ver con el niño en cierto modo ingenuo y. en un modo que solo yo sé, valiente que fui entonces. Esta es la impagable aportación del Bierzo a mi pintura». Horario: laborables de 19.00 a 21.00, festivos de 12.00 a 14.00. Lugar: Centro Cultural de Caja España. Calle Santa Nonia, 4.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla